Flores – Primavera

Destellos Cotidianos, lunes 1 de septiembre de 2014

LA PRIMAVERA

En el medio oriente antiguo, la primavera era la ocasión para celebrar el año nuevo. Esto se haya atestiguado desde el año 3000 a.C aproximadamente. Se consideraba que así como los dioses en otro tiempo habían creado el mundo, anualmente lo recreaban al llegar la primavera. Dado que la creación del mundo había sido fruto de la unión sexual de un dios varón y una diosa mujer, en primavera se celebraba y exaltaba el amor sexual. En Babilonia,  el rey cumplía con el rito de mantener relaciones sexuales con una sacerdotisa.
Como en todo tiempo de fiesta, se eliminaban las diferencias de clase. En Babilonia se suspendían los procesos judiciales y los padres no podían castigar a sus hijos durante el tiempo de la fiesta.

Entre los griegos, el sentido de la primavera se encontraba en el mito del rapto de Perséfone (Proserpina para los romanos). Esta era hija de Zeus y Démeter, diosa de la vegetación y la agricultura. Un día que Perséfone estaba recogiendo flores, fue raptada por Hades, quien la llevó al inframundo. Su madre la buscó desesperadamente, y durante ese tiempo descuidó la tarea de hacer surgir la vegetación, por lo cual la tierra se volvió yerma. Finalmente, Zeus mandó a rescatar a Perséfone, pero Hades estableció como condición que todos los meses ella debía bajar seis meses al inframundo. Por eso todos los años hay seis meses en los cuales Démeter no se ocupa de hacer crecer la vegetación, mientras espera a su hija, y cuando ésta vuelve a la superficie de la tierra todo renace: es la primavera.

PRIMAVERA Y PASCUA
El calendario israelita antiguo celebraba en primavera la llegada del año nuevo. Esta fiesta de la naturaleza quedó reemplazada por una fiesta que celebra la intervención histórica de Dios en la existencia de su pueblo: en la primera luna llena de una primavera, Dios sacó a su pueblo del país de Egipto. La celebración de esta Pascua de Yavé será más significativa que la celebración del ciclo de la naturaleza.

LA PRIMAVERA EN EL CANTAR DE LOS CANTARES

Habla mi amado y me dice:
“¡ Levántate, amada mía,
y ven, hermosa mía!
Porque ya pasó el invierno,
cesaron y se fueron las lluvias.
Aparecieron las flores sobre la tierra,
llegó el tiempo de las canciones,
y se oye en nuestra tierra
el arrullo de la tórtola.
La higuera dio sus primeros frutos
y las viñas exhalan su perfume.
¡Levántate, amada mía,
y ven, hermosa mía!
Paloma mía, que anidas
en las grietas de las rocas,
en lugares escarpados,
muéstrame tu rostro,
déjame oír tu voz;
porque tu voz es suave
y es hermoso tu semblante.”

Mi amado es para mí
y yo soy para mi amado.

Para el que ama, todo es bello y bueno. El amor humano es uno de los lugares privilegiados donde la humanidad conoce a Dios. En el Cantar de los Cantares, la naturaleza es sorprendida en el momento más esplendoroso, cuando “han cesado las lluvias”, en el romper de la primavera. Hay rumor de vida en la savia de la vegetación. Hay flores y animales libres que salen de los escondrijos y trepan ligeros. Todo está captado en movimiento, abriéndose a la vida, ofreciéndose a todos los sentidos, la vista, el olfato, el tacto, el gusto y el oído. Comparten este movimiento lo que renacen por el amor y se sienten solidarios en esa maravilla.
“Retorna amado mío”. El plazo es el atardecer. Igual clama la Iglesia de Cristo: “Ven, Señor Jesús”.

Interpretaciones del Cantar de los Cantates:
El judaísmo lo interpreta como la relación entre Dios y el pueblo, un amor fiel y único.
Orígenes (S. III d.C.) hizo una interpretación alegórica, basada en metáforas que usó Jesús, planteando que el novio es Cristo y la novia la Iglesia.
San Ambrosio lo interpretó como la relación entre Dios y la Santísima Virgen.
San Gregorio de Nisa estableció una alegoría como el amor entre Cristo y el alma enamorada. Este mismo sentido aparece en San Juan de la Cruz, en unos versos del Cántico Espiritual:

En la interior bodega
de mi Amado bebí, y cuando salía
por toda aquesta vega
ya cosa no sabía;
y el ganado perdí que antes seguía.

Allí me dio su pecho,
allí me enseñó ciencia muy sabrosa;
y lo de di de hecho
a mí, sin dejar cosa:
allí le prometí de ser su Esposa.

Mi alma se ha empleado
y todo mi caudal en su servicio;
ya no guardo ganado,
ni ya tengo otro oficio,
que ya sólo en amar es mi ejercicio.

En la fiesta de Santa María Magdalena, se lee el Cap. 3 del Cantar, por ser ella la amada que busca.

LAS FLORES

 

En todas las culturas alrededor del mundo, hasta donde se tienen registros históricos, las flores han provisto información emocional entre los seres humanos. En la antigüedad las flores no sólo eran consideradas fuente de placer para dioses y hombres, y motivo de inspiración para artistas y poetas, sino que poseían significado de trascendencia mística y cósmica. 

En las sociedades americanas prehispánicas, por ejemplo, las flores ofrecieron una amplia gama de significados. Las antiguas representaciones de las flores no eran meramente decorativas, sino que formaban parte de un simbolismo religioso. Las flores de cuatro pétalos, por ejemplo, han tenido un significado polifacético en las culturas antiguas y actuales de Mesoamérica.

Además de por su belleza, simbolismo religioso y su asociación con el poder, las flores también han sido utilizadas como medio de comunicación. El romanticismo de fines del siglo XIX, rescató el llamado lenguaje de las flores que fuera desarrollado en el siglo previo por los burgueses alemanes, con el objeto de comunicar mensajes específicos a amigos y amantes, para lo que se escribieron libros que explicaban el significado de cada flor.

En la Biblia

Flores del país de Jesús, nombradas en el Cantar de los cantares:

“Aparecen las flores en la tierra”  2,12

  • Nardo  1,12; 2,1; 4,14 (Flor que proviene de la India, muy buscada por el exquisito perfume que se puede extraer de ella. Con perfume de nardo fue ungido Jesús, Mc 14,3ss)
  • Alheña 1,4 (henna)
  •   Lirio de los campos y azucena  2,2.16; 5,13; 6,2-3; 7,3. Son las flores que Jesús nos exhorta a mirar, según el Sermón de la Montaña, Mt 6,25-34 y Lc 12,22-31). En hebreo, el nombre genérico de estas flores es shushannah, de donde deriva el nombre español Susana.
  • Cardo 2,2
  • Azafrán 4,14
  • Flor del granado 6,11;7,13
  • Mandrágora 7,14 (se le atribuían poderes afrodisíacos y energía para proveer la fecundidad, Gén 30, 14-15)

También se mencionan otras plantas, de las cuales se extraen perfumes y esencias aromáticas: mirra, incienso, balsameras, áloe, canela.

“Levántate, viento del norte,

ven, viento del sur,

soplen en mi jardín

y que exhale sus aromas”.  Ct 4,16

Para el que ama, todo es bello y bueno. El amor humano es uno de los lugares privilegiados donde la humanidad conoce a Dios. En el Cantar de los Cantares, la naturaleza es sorprendida en el momento más esplendoroso, cuando “han cesado las lluvias”, en el romper de la primavera. Hay rumor de vida en la savia de la vegetación. Hay flores y animales libres que salen de los escondrijos y trepan ligeros. Todo está captado en movimiento, abriéndose a la vida, ofreciéndose a todos los sentidos, la vista, el olfato, el tacto, el gusto y el oído. Comparten este movimiento lo que renacen por el amor y se sienten solidarios en esa maravilla.

“Retorna amado mío”. El plazo es el atardecer. Igual clama la Iglesia de Cristo: “Ven, Señor Jesús”.  (Comentario de la Biblia de la Conf. Episcopal Española)

El mensaje de Jesús

“Miren los lirios del campo, que ni hilan ni tejen. Y sin embargo, yo les digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de ellos. Pues si a la hierba que hoy está en el campo y mañana se echa al horno, Dios así la viste ¡cuánto más a vosotros, hombres de poca fe!”. (Lc 12,27)

“Este es el Dios, que a pesar de todo lo que aparece para sugerir lo contrario, es fiel a su creación y se entrega a la humanidad lleno de compasión. Sin esta confianza, que se manifiesta en la expresión “Todo es posible para el que cree”, las exigencias extremas de Jesús son imposibles  y humanamente insoportables. Sin esta confianza todo aparece sin sentido y sin esperanza.

El mensaje total de Jesús está fundado sobre esta confianza. En cierto sentido esto es utopía, un lugar que no se puede encontrar en ningún mapa de la tierra o en ningún libro de historia; en la visión de Jesús esto no es imposible si se presupone la fe en Dios. La esperanza de que “Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman” (Rom 8,28) es sostenida por el mensaje de Jesús, y se confirma con su destino, la resurrección del Crucificado. Sin la fe en que el Reino de Dios es inminente y que ya ha comenzado, todo queda como una ilusión, pero el Sermón de la Montaña presupone esta fe y constantemente le da nuevos impulsos”. Rudolf Schnackenburg, Todo es posible para el que cree, Ed. Paulinas, pág. 59 ss

 

Las flores y la Palabra de Dios

Por su breve duración, las flores son símbolo de todo lo que es efímero: Sal 103,15-16; Job 14,2; 15,30.33; Is 17,11; 40,6-8; Sant 1,9-11; 1 Ped 1,24.
El profeta Isaías contrapone la corta duración de la hierba y las flores, a la perennidad de la Palabra de Dios, que permanece para siempre:

6 Una voz dice: “¡Proclama!”.
Y yo respondo: “¿Qué proclamaré?”.
“Toda carne es hierba
y toda su consistencia, como la flor de los campos:
7 la hierba se seca, la flor se marchita
cuando sopla sobre ella el aliento del Señor.
Sí, el pueblo es la hierba.
8 La hierba se seca, la flor se marchita,
pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre”. (Is 40,6-8)
Este pasaje forma parte del “libro de la consolación” que comienza en el cap. 40. El pueblo ha tenido la dolorosa experiencia de que toda su vida “se marchitara”. En el año 587 a.C. Nabucodonosor destruyó Jerusalén y el templo, todo el esplendor del reino de Judá llegó a su fin. Ahora, pasada la catástrofe, el profeta anima al pueblo a la reconstrucción. Esta reconstrucción ya no podrá apoyarse ni en edificios ni en instituciones humanas, que se secan como hierba efímera; esta reconstrucción se hará sobre la Palabra de Dios, que permanece para siempre.

La 1a. carta de San Pedro, escrita aproximadamente en el año 80 d.C.,  retoma este texto en otra situación histórica difícil. Los primeros cristianos están sufriendo en el mundo romano la hostigación y la burla de un ambiente hostil. ¿Cómo sustentar la fe en esos tiempos de resistencia y mantener la fidelidad al estilo de vida cristiano? El autor utiliza dos imágenes para referirse a la Palabra de Dios: es esa leche pura que alimenta a la comunidad, y no es efímera como las flores que se marchitan:

22 Por su obediencia a la verdad, ustedes se han purificado para amarse sinceramente como hermanos. Ámense constantemente los unos a los otros con un corazón puro, 23 como quienes han sido engendrados de nuevo, no por un germen corruptible, sino incorruptible: la Palabra de Dios, viva y eterna. 24 Porque toda carne es como hierba y toda su gloria como flor del campo: la hierba se seca y su flor se marchita, 25 pero la Palabra del Señor permanece para siempre. Esta es la Palabra que les ha sido anunciada, la Buena Noticia.
1 Renuncien a toda maldad y a todo engaño, a la hipocresía, a la envidia y a toda clase de maledicencia. 2 Como niños recién nacidos, deseen la leche pura de la Palabra, que los hará crecer para la salvación, 3 ya que han gustado qué bueno es el Señor. (1a. carta de San Pedro)

 

Anuncios

5 comentarios sobre “Flores – Primavera

  1. Divino este programa Gloria,siempre das lo mejor !!! la verdad que las flores acompañan nuestros días son el perfume de Jesús.con nosotros,, el Tilo,ese es su perfume para mi. Gracias ,Gracias te quiero y te admiro profundamente.
    Mora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s