Beso

EL BESO

Besar: Tocar con los labios una cosa en señal de amor, amistad o reverencia.

Expresiones:

* Beso de Judas: el que se da con doblez y falsa intención.

* Beso de paz: el que se da en muestra de cariño y amistad.

* Comer a besos: besar con repetición, vehemencia y pasión.

(Del Diccionario Pequeño Larousse Ilustrado)

El beso, Gustav Klimt, fragmento

La acción de besar (en griego katafileo)

Besar en LXX y en el NT

 

La acción y el sentido de besar según LXX coincide en gran parte con las costumbres comunes al Oriente antiguo.

Las ocasiones en que  ocurre esta acción son:

 

* El beso en ocasión de un encuentro o de un arribo, particularmente entre parientes:

26 Labán dijo entonces a Jacob: “¿Qué has hecho? ¡Me has engañado y te has llevado a mis hijas como prisioneras de guerra! 27 ¿Por qué has huido ocultamente y me has engañado? Si me hubieras avisado, yo te habría despedido con una fiesta, con cantos y con música de tambores y liras. 28 Pero tú ni siquiera me has permitido saludar con un beso a mis nietos y a mis hijas. Realmente te has comportado como un insensato. (Gén 31,28)

33 Joab fue a ver al rey y le llevó la noticia. Entonces el rey llamó a Absalón. Este se presentó ante él, se postró con el rostro en tierra, y el rey lo abrazó. (2 Sam 14,33)

5 Cuando Jetró, que venía con la esposa y los hijos de su yerno, llegó al desierto donde había acampado Moisés, junto a la montaña de Dios, 6 se hizo anunciar con estas palabras: “Aquí está Jetró, tu suegro, que viene a verte acompañado de tu esposa y de tus hijos”.

7 Moisés salió en seguida al encuentro de su suegro, le hizo una profunda reverencia y lo besó. Después de saludarse mutuamente, entraron en la carpa.

(Ex 18)

 

* El beso en los pies como forma de honor. Postrarse  a los pies es el gesto de reconocimiento del inferior hacia el superior.

* El beso en los pies de las imágenes religiosas como forma de veneración. Para el israelita, este es un gesto reservado sólo a Dios: “Servid a Yahveh con temor, con temblor besad sus pies” (Sal 2,12).  Por lo tanto se evita hacerlo frente a los reyes o a cualquier otro hombre (cf. Est 4,17de).

* El beso erótico, que encontramos únicamente en el Cantar de los Cantares: “Que me bese con los besos de su boca” (1,2). “ ¡Ah, si fueras tú un hermano mío / amamantado a los pechos de mi madre! / ¡Te podría besar al encontrarte afuera!” (8,1) . Pero hay que notar que para el judaísmo todo el Cantar tenía un sentido alegórico.

 

En cuanto a qué consideración merecen los besos de una mujer pecadora, todo el capítulo 7 de los Proverbios traza una semblanza de la mujer desvergonzada que “agarra y besa” a un joven desprevenido (7,13).

 

Según  la enseñanza de los maestros  en tiempo de Jesús,  sólo estaba bien visto el beso de encuentro, el de homenaje y el de despedida. Todos los otros eran despreciados como vanidades, insignificancias. La reacción del fariseo Simón frente a los besos de la pecadora es acorde a esta postura y a la visión de Proverbios.

 

En el NT encontramos las siguientes ocurrencias:

Besar (katafileo): 1/1/3/0/1/0

Beso (fílema): 0/0/2/0/0/5, estas últimas todas en las cartas paulinas.

 

* El beso de Judas:

47 Jesús estaba hablando todavía, cuando llegó Judas, uno de los Doce, acompañado de una multitud con espadas y palos, enviada por los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo. 48 El traidor les había dado esta señal: «Es aquel a quien voy a besar. Deténganlo». 49 Inmediatamente se acercó a Jesús, diciéndole: «Salud, Maestro», y lo besó. 50 Jesús le dijo: «Amigo, ¡cumple tu cometido!». Entonces se abalanzaron sobre él y lo detuvieron. (Mt 26,49)

43 Jesús estaba hablando todavía, cuando se presentó Judas, uno de los Doce, acompañado de un grupo con espadas y palos, enviado por los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos. 44 El traidor les había dado esta señal: «Es aquel a quien voy a besar. Deténganlo y llévenlo bien custodiado». 45 Apenas llegó, se le acercó y le dijo: «Maestro», y lo besó. 46 Los otros se abalanzaron sobre él y lo arrestaron. ( Mc 14,45)

 

47 Todavía estaba hablando, cuando llegó una multitud encabezada por el que se llamaba Judas, uno de los Doce. Este se acercó a Jesús para besarlo. 48 Jesús le dijo: «Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del hombre?» ( Lc 22,47-48)

 

 

 

Según Mc 14,44, ese beso es la contraseña para entregar a Jesús; es el beso de la traición. Ahora bien, según Lc 22,47 , Judas “se acercó a Jesús para darle un beso”. El modo y tiempo del verbo besar  es infinitivo aoristo, con valor final para. El uso de esta forma verbal expresa la intención por la cual Judas se acercó a Jesús, pero permite poner en duda si ese beso fue dado.

 

Si fuera mi enemigo el que me agravia,

podría soportarlo;

si mi adversario se alzara contra mí,

me ocultaría de él.

14 ¡Pero eres tú, un hombre de mi condición,

mi amigo y confidente,

15 con quien vivía en dulce intimidad:

juntos íbamos entre la multitud

a la Casa del Señor! (Salmo 55)

 

 

* * *

* El beso del padre misericordioso al hijo pródigo: Lc 15,20, corresponde a un momento de recibimiento y de gran afecto entre padre e hijo.

* Los presbíteros de Efeso besan a Pablo al despedirse: Hech 20,37, es un beso de despedida cargado de gran emoción.

 

* El beso santo con que se saludan los integrantes de la comunidad cristiana:

 

15 Saluden a Filólogo y a Julia, a Nereo y a su hermana, así como también a Olimpia, y a todos los santos que viven con ellos.  16 Salúdense mutuamente con el beso de paz. Todas las Iglesias de Cristo les envían saludos. Rom 16,16

19 Las Iglesias de la provincia de Asia les envían saludos. También los saludan en el Señor, Aquila y Priscila, junto con los hermanos que se congregan en su casa.  20 Todos los hermanos les envían saludos. Salúdense los unos a los otros con el beso santo. 21 Este es mi saludo, de puño y letra: Pablo.  1 Cor 16,20

 

12 Salúdense mutuamente con el beso santo. Todos los hermanos les envían saludos.

13 La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo permanezcan con todos ustedes.   2 Cor 13,12;

 

25 Hermanos, rueguen también por nosotros.  26 Saluden a todos los hermanos con un beso santo. 27 Les recomiendo en nombre del Señor que hagan leer esta carta a todos los hermanos.

28 La gracia de nuestro Señor Jesucristo esté con ustedes. 1 Tes 5,26

 

 

13 La Iglesia de Babilonia, que ha sido elegida como ustedes, los saluda, lo mismo que mi hijo Marcos. 14 Salúdense los unos a los otros con un beso de amor fraternal. Que descienda la paz sobre todos ustedes, los que están unidos a Cristo. 1ª Ped 5,14.

 

Es de notar que esta mención del beso santo se encuentra en  cartas auténticas de San Pablo y en  1ª Ped que, según numerosos autores, es de la escuela paulina.

 

El sentido de los besos en Lucas 7,36-50

 

36 Uno de los fariseos le rogaba que comiera con él. Y entrando en la casa del fariseo se reclinó a la mesa.

37 Y he aquí una mujer, la cual era, en la ciudad,  pecadora; y habiendo sabido que está sentado a la mesa en la casa del fariseo, habiendo traído un frasco de alabastro de perfume, 38 y habiéndose puesto detrás, junto a los pies de él, llorando, con sus lágrimas comenzó a mojar los pies de él y  a secar con los cabellos de la cabeza de ella, y  a besar los pies de él y a ungir con el perfume.

 

 

Si consideramos que el beso que Judas intentó dar a Jesús nunca fue concretado, la única persona en el evangelio de Lucas que besa a Jesús es esta mujer pecadora. Sobre el significado de estos besos  podemos apuntar:

  • Son signo de reconocimiento frente al superior, y podrían interpretarse también como gesto de veneración a Dios, en el contexto de la teología lucana que insiste en mostrar la forma en la cual los impuros y los pecadores responden a la gracia de Dios.
  • Se inscriben en el contexto del beso santo que expresa el amor y cuidado entre los miembros de la comunidad.
    44 Y habiéndose vuelto hacia la mujer dijo a Simón: “¿Ves a esta mujer? Entré hacia tu casa; agua sobre  pies no me diste; ésta, en cambio, con las lágrimas mojó mis pies y con los cabellos de ella los secó. 45 Un beso no me diste; en cambio ésta, desde que entré, no cesó de besar mis pies.

    Jesús reprocha al fariseo no haberle dado, al menos, el beso formal y cortés del recibimiento; la mujer ha hecho mucho más que cumplir la norma de cortesía; lo ha llenado de besos. El reclamo de Jesús al fariseo puede ser la advertencia a una comunidad cristiana que olvida o desdeña los más elementales gestos del trato entre “hermanos”: recibirse y despedirse con el beso santo. Un beso que no puede ser simplemente lo que indica el protocolo (¡y el fariseo no había hecho ni siquiera eso!) sino la expresión del amor cristiano.

  • Conllevan una cierta carga de erotismo y sensualidad. No se trata de besos entre parientes, no es un solo beso de recibimiento sino un constante besar, es de una mujer hacia un varón, y los besos vienen acompañados por otros elementos de fuerte sensualidad: perfume, ca­bellos sueltos, y la misma condición de pecadora de la mujer.

 

 

Anuncios