Animales

En la antigüedad, el ser humano vivía en estrecho contacto con los animales domésticos. Eran indispensables para el trabajo (el buey), para trasladarse ( el burro), para procurarse alimento y abrigo (ganado vacuno, caprino y ovino), para la guerra (el caballo), y también como compañía.

Muchos pueblos desarrollaron diversas formas de culto a los animales – zoolatría – . En Egipto la zoolatría estaba muy desarrollada; las bestias debían cuidarse y adorarse porque se las consideraba el receptáculo mismo de las formas buenas o temibles de la potencia divina. Los dioses egipcios tenían cabezas de animales.

El toro Apis era un animal sagrado que encarnaba las fuerzas de la reproducción, la fertilidad de los campos y la fecundidad de humanos y animales. Los dioses egipcios tenían cabezas de animales.

 

LAS MASCOTAS

En la Biblia las mascotas aparecen muy pocas veces, probablemente para diferenciarse de los pueblos vecinos que idolatraban a los animales.

Egipto: dios Anubis, divinidad con cabeza de chacal y encargado de guiar a los difuntos en su viaje a través de la tierra de los muertos.
Fenicios: diosa Acadia Belit-Ilit, diosa cuyo trono era sostenido por perros.
Griegos: ambivalente; Hécate, diosa de la hechicería, se presentaba de noche en la tierra con jaurías de perros aulladores. Pero también de Artemisa, diosa diurna que sale a cazar por los bosques.

 

Foto0112

En la Biblia los perros suelen tener una  connotación negativa, asociada a los lobos y chacales. Se los considera impuros, y por lo tanto no podían ser ofrecidos en sacrificio (Is 66,3).

Tanto los pecadores como los paganos son llamados “perros”.

El único libro que menciona a un perro como mascota sin connotaciones negativas es libro de Tobías; allí se narra que el joven hizo el viaje al país de Media acompañado por su perro: Tob 6,2; 11,4.

JESÚS Y EL PAN DE LOS HIJOS

Párrafos de la teóloga argentina Lic. Eugenia Cellia;
comunicación presentada en el Primer Congreso de Teólogas Latinoamericanas y Alemanas,
San Miguel, Argentina, 2008.

Marcos cap. 7,24-30

24 Después Jesús partió de allí y fue a la región de Tiro. Entró en una casa y no quiso que nadie lo supiera, pero no pudo permanecer oculto.
25 En seguida una mujer cuya hija estaba poseída por un espíritu impuro, oyó hablar de él y fue a postrarse a sus pies. 26 Esta mujer, que era pagana y de origen sirofenicio, le pidió que expulsara de su hija al demonio. 27 Él le respondió:
– «Deja que antes se sacien los hijos; no está bien tomar el pan de los hijos para tirárselo a los cachorros».
28 Pero ella le respondió:
– «Es verdad, Señor, pero los cachorros, debajo de la mesa, comen las migajas que dejan caer los hijos».
29 Entonces él le dijo:
– «A causa de lo que has dicho, puedes irte: el demonio ha salido de tu hija». 30 Ella regresó a su casa y encontró a la niña acostada en la cama y liberada del demonio.
1.1. El hambre de los hijos: Contexto dual para el relato.

1.1.1. Tiro y Galilea: cuando lo político-económico también importa.

“Y partiendo de allí, se fue a la región de Tiro…” (7,24a). El inicio del relato no es inocente tiene toda una estrategia de ubicación contextual que nos sitúa ante Tiro. ¿Qué significado esconde esta región para la comunidad de Marcos?
La primera evidencia que despierta Tiro es la de ser una ciudad con ambición de dominio y con gran poder. Desde antiguo hasta el período romano en donde finalmente tuvieron que abandonar sus ambiciones, había existido la pretensión fenicia sobre las tierras galileas.
Tiro fue siempre una ciudad rica y económicamente estable. Grandes factores de producción ligados a la metalurgia junto con un desplegado comercio marítimo la ubican en un lugar de importancia en el mapa socio-económico de este momento. Su estabilidad es tal que la moneda no sufre devaluación alguna durante largos años. No es un detalle menor de que el tesoro del templo de Jerusalén estuviera depositado en moneda tiria, a pesar de que éstas tenían el grabado de la efigie del dios Melcart (¡!).
Sin embargo, este desarrollo sólido en lo económico no era total. Su geografía no le posibilitaba una tierra cultivable; por lo que la materia prima debía ser proporcionada por otros poblados que sí tuvieran tierras fértiles. A diferencia de su vecina, Galilea era una tierra de gran desarrollo agrario cuya población estaba compuesta en gran número por campesinos de estratos bajos, con escaso desarrollo intelectual y arquitectónico. Es esta la gran problemática que va a hilvanar la historia tejida entre galileos y sus vecinos fenicios: la cuestión del abastecimiento de alimento.
Tiro, como poblado rico en medios y solvencia económica, desplegaba en períodos de desabastecimiento y sequía una política cruel con su vecino. Un testimonio de este permanente acoso de Tiro sobre Galilea lo demuestra Hch 12,20. De tal modo, que esta relación comercial se volvía un acto de inhumanidad ante los campesinos galileos que sufrían la escasez de víveres a causa de la compra casi total de su producción. Prueba de ello es un documento que refiere Galeno:

“La población urbana que, como es costumbre, almacena en verano suficiente víveres para todo el año, se  lleva el trigo del campo junto con la cebada, las judías y las lentejas, y deja a la población rural el resto de las leguminosas, aunque de éstas la mayor parte va a parar también a las ciudades. Entonces, cuando les han quitado las provisiones de invierno, los campesinos tienen una mala nutrición durante el verano. La gente del campo come brotes y raíces de plantas nocivas” [Galeno, de provis pravisque alimentorum succis, cap I, ed. Kühn VI, 749s].

De este modo, los galileos vivían una situación no sólo de opresión y de explotación sino de postergación de su propio alimento. Los campesinos galileos se convierten forzadamente en proveedores de “pan” de los paganos que los oprimen. Quienes con su poder económico logran desabastecer casi por completo a la población judía que en las largas temporadas invernales y en los tiempos de sequía experimentan la hambruna de sus hijos.

(…)
La identidad de Jesús
No es difícil advertir que el dicho jesuánico del v. 27 desestabiliza el texto colocando de cabeza la identidad de cada uno. El campesino galileo que ocupaba el lugar del postergado socio-económico se vuelve portavoz de los hijos que tienen prioridad. Ellos son ahora los privilegiados. Consecuentemente la mujer es relegada del lugar de los primeros, recibiendo una identidad nueva escondida bajo el despectivo perrito.
Jesús invierte el esquema pero no el carácter colectivo. Utiliza la misma clave de identidad social pero a un nivel distinto. Sigue siendo el pueblo de pertenencia original el que lo constituye pero desde una mirada diferente. No es lo socio-económico lo que define sino lo teológico-práxico. Es decir, la imagen de Dios que Jesús revela en su praxis liberadora.

Desde el juego de identidades que venimos planteando creo que aquello que motiva el dicho de Jesús no es ni el apropiarse una lógica de elite ni el hecho de pertenecer al Israel elegido, sino el saberse parte de un pueblo que por la explotación vive el hambre y la carestía de lo necesario para subsistir. Es la vida humana amenazada por el poderoso lo que es defendido de manera mordaz y crítica por Jesús. El Jesús de este relato es el que nuevamente elige al pobre frente al poderoso. En este sentido, el Dios de Jesús, es el que pone delante lo que el hombre posterga y relega; es quien le da prioridad al pan que falta y recuerda la dignidad de hijos de los que son deshumanizados y tratados como perros. El privilegio y la prioridad dada en el dicho jesuánico deben entenderse primeramente a partir de una praxis de liberación más escandalosa que propone el evangelio en donde las claves sobresalientes son: la elección del anawin y la parcialidad de Dios.

La siriofenicia logra desarmar con su palabra el esquema de identidad (primero-después) que produce separación para suscitar una nueva realidad simultánea (el pan-las migajas) que los incluya a todos. Es interesante observar el nuevo cambio que se ha producido en el juego de identidades. La mujer toma la imagen proporcionada por el galileo (perritos), la resignifica y la refuerza en la imagen de las migajas. Si él era aquél que en el lugar del pobre alzaba la voz para recordar a los opresores la dignidad de hijos y su derecho de pan, ahora ella demostrará que también habla y pide desde el lugar del pobre que sólo recibe migajas. La mujer, como espejo crístico, opera el mismo giro realizado por Jesús. Se volverá hacia una identidad con el sufriente que clama por su dignidad. No es el pan que falta sino el lugar que se le sustrae en la salvación lo que ella manifiesta. Desde esa misma perspectiva teológica-práxica la mujer da cuenta de la pobreza-postergación que vive el mundo pagano a causa de los judíos. Son  los paganos que invitados a la mesa deben desarrollar una comensalidad de segunda, indigna de todo hombre y cercana a la condición de los perros.

El texto nos toma de la mano para conducirnos ante un Jesús vulnerable al otro, permeable a las palabras que se le dirigen y atento a todo rasgo de inhumanidad que se le muestra.

Y a pesar de que el dicho pide migajas, Jesús da pan.

Lic. Eugenia Celli

EL CERDO

 

El cerdo tiene principalmente dos simbolismos:

 

+ La cerda como símbolo de la abundancia: el período de gestación es corto (menos de 4 meses), en cada camada nacen entre 10 y 12 chanchitos, su crecimiento es rápido, por lo cual se puede aprovechar la carne. Todas las partes del cerdo son aprovechables, ya sea para comer u otros usos (la piel, las cerdas, etc.)

 

+ La asociación de los chanchos con la suciedad y la impureza, porque como de todo y gusta de estar en el agua o el barro.

 

EL CERDO EN LA BIBLIA

Según la clasificación de Lv 11, el cerdo se encuentra entre los animales impuros: esto significa que no puede ser ofrecido en culto a Dios y que no debe comerse. Ni los judíos ni los musulmanes comen carne de cerdo.

; 7 y también el cerdo, porque tiene las pezuñas partidas, pero no es rumiante: a este deberán considerarlo impuro. 8 Ustedes no comerán la carne de estos animales ni tocarán sus cadáveres, sino que deberán considerarlos impuros.

 

LA INVASIÓN GRIEGA

Antíoco IV Epífanes, gobernador griego en Judá, prohibió la práctica de la religión judía (años 167-164 a.C.). Intentó que el pueblo y los sacerdotes renunciaran a su fe y comieran carne de cerdo, además de ofrecer sacrificios con cerdos en el templo de Jerusalén. Quienes se negaron a esta práctica fueron ejecutados. Son los mártires por la fe.

Además, el rey envió mensajeros a Jerusalén y a las ciudades de Judá, con la orden escrita de que adoptaran las costumbres extrañas al país: 45 los holocaustos, los sacrificios y las libaciones debían suprimirse en el Santuario; los sábados y los días festivos debían ser profanados; 46 el Santuario y las cosas santas debían ser mancillados; 47 debían erigirse altares, recintos sagrados y templos a los ídolos, sacrificando cerdos y otros animales impuros; 48 los niños no debían ser circuncidados y todos debían hacerse abominables a sí mismos con toda clase de impurezas y profanaciones, 49 olvidando así la Ley y cambiando todas las prácticas. 50 El que no obrara conforme a la orden del rey, debía morir. 51 En estos términos escribió a todo su reino. Además nombró inspectores sobre todo el pueblo, y ordenó a las ciudades de Judá que ofrecieran sacrificios en cada una de ellas.(1 Mac 1,44-49)

El sacerdote Eleazar se negó a participar de estas prácticas y fue ejecutado.

Igualmente los siete hermanos y su madre que permanecieron fieles a su fe y su tradición.

2 Mac 7

1 También fueron detenidos siete hermanos, junto con su madre. El rey, flagelándolos con azotes y tendones de buey, trató de obligarlos a comer carne de cerdo, prohibida por la Ley. 2 Pero uno de ellos, hablando en nombre de todos, le dijo: “¿Qué quieres preguntar y saber de nosotros? Estamos dispuestos a morir, antes que violar las leyes de nuestros padres”. 3 El rey, fuera de sí, mandó poner al fuego sartenes y ollas, 4 y cuando estuvieron al rojo vivo, ordenó que cortaran la lengua al que había hablado en nombre de los demás, y que le arrancaran el cuello cabelludo y le amputaran las extremidades en presencia de sus hermanos y de su madre. 5 Cuando quedó totalmente mutilado, aunque aún estaba con vida, mandó que lo acercaran al fuego y lo arrojaran a la sartén. Mientras el humo de la sartén se extendía por todas partes, los otros hermanos y la madre se animaban mutuamente a morir con generosidad, diciendo : 6 “El Señor Dios nos está viendo y tiene compasión de nosotros, como lo declaró Moisés en el canto que atestigua claramente: ‘El Señor se apiadará de sus servidores’”.

7 Una vez que el primero murió de esta manera, llevaron al suplicio al segundo. Después de arrancarle el cuero cabelludo, le preguntaron: “¿Vas a comer carne de cerdo, antes que sean torturados todos los miembros de tu cuerpo?”. 8 Pero él, respondiendo en su lengua materna, exclamó: “¡No!”. Por eso, también él sufrió la misma tortura que el primero. 9 Y cuando estaba por dar el último suspiro, dijo: “Tú, malvado, nos privas de la vida presente, pero el Rey del universo nos resucitará a una vida eterna, ya que nosotros morimos por sus leyes”.

 

EL HIJO PRODIGO CRÍA CERDOS Y NO COME

15 Entonces se puso al servicio de uno de los habitantes de esa región, que lo envió a su campo para cuidar cerdos. 16 Él hubiera deseado calmar su hambre con las bellotas que comían los cerdos, pero nadie se las daba. 17 Entonces recapacitó y dijo: “¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, y yo estoy aquí muriéndome de hambre! 18 Ahora mismo iré a la casa de mi padre y le diré: Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; 19 ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros”. 20 Entonces partió y volvió a la casa de su padre. (Lucas 15)

El material de las parábolas está tomado de realidades cotidianas. En esta parábola conocemos cómo son las relaciones laborales en el mundo pagano y en el mundo creyente. En el mundo pagano, sin Dios, donde se crían los cerdos, los animales comen mejor que los empleados. El joven se lamenta de no poder comer al menos lo mismo que los animales. Su dignidad está menoscabada en todos los sentidos. En el mundo pagano, un animal recibe más cuidados y atenciones que un ser humano. En cambio, en la casa del Padre, allí donde las relaciones se rigen según la voluntad de Dios, a ningún jornalero le falta “pan en abundancia”.

Esta parábola tan rica en significados también nos presenta la crítica a un sistema de relaciones económicas y laborales donde las cosas no son como en la casa del Padre. Quien tiene hambre y sed de justicia debe buscar relaciones laborales justas, donde las personas sean tratadas con dignidad, y no como los animales, o aún peor.

El becerro (ternero) de oro

1 Cuando el pueblo vio que Moisés demoraba en bajar de la montaña, se congregó alrededor de Aarón y le dijo: “Fabrícanos un dios que vaya al frente de nosotros, porque no sabemos qué le ha pasado a Moisés, ese hombre que nos hizo salir de Egipto”. 2 Aarón les respondió: “Quiten a sus mujeres, a sus hijos y a sus hijas, las argollas de oro que llevan prendidas a sus orejas, y tráiganlas aquí”. 3 Entonces todos se quitaron sus aros y se los entregaron a Aarón. 4 Él recibió el oro, lo trabajó con el cincel e hizo un ternero de metal fundido. Ellos dijeron entonces: “Este es tu Dios, Israel, el que te hizo salir de Egipto”. 5 Al ver esto, Aarón erigió un altar delante de la estatua y anunció en alta voz: “Mañana habrá fiesta en honor del Señor”. 6 Y a la mañana siguiente, bien temprano, ofrecieron holocaustos y sacrificios de comunión. Luego el pueblo se sentó a comer y a beber, y después se levantó para divertirse. (Ex 32,1-6)

Este es el único caso en la Biblia en que se habla claramente de rendir culto a la imagen de un animal. Puede deberse tanto a la influencia de la religión de Egipto, de donde venían, como de Canaán, en cuyo culto también se utilizaban las imágenes de toros sagrados.

 Los animales, criaturas de Dios

El relato del Génesis cap. 1 presenta la creación de los animales marinos y las aves el quinto día, y los terrestres en el sexto día, el mismo día en que es creada la pareja humana:

26Dios dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza; y que le estén sometidos los peces del mar y las aves del cielo, el ganado, las fieras de la tierra, y todos los animales que se arrastran por el suelo”.

27Y Dios creó al hombre a su imagen;

27 lo creó a imagen de Dios,

27 los creó varón y mujer.

28Y los bendijo, diciéndoles: “Sean fecundos, multiplíquense, llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar, a las aves del cielo y a todos los vivientes que se mueven sobre la tierra”. 29Y continuó diciendo: “Yo les doy todas las plantas que producen semilla sobre la tierra, y todos los árboles que dan frutos co n semilla: ellos les servirán de alimento. 30Y a todas la fieras de la tierra, a todos los pájaros del cielo y a todos los vivientes que se arrastran por el suelo, les doy como alimento el pasto verde”. Y así sucedió. 31Dios miró todo lo que había hecho, y vio que era muy bueno. Así hubo una tarde y una mañana; este fue el sexto día. (Gén 1,26-31)

Destellos2904arcaTan importante son los animales para la vida humana que, en el diluvio, figura de una nueva creación, también están presentes. Existen dos tradiciones sobre el diluvio: la más antigua afirma que Noé hizo entrar al arca una pareja de cada animal para preservar la especie.

18 Pero contigo estableceré mi alianza: tú entrarás en el arca con tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos. 19 También harás entrar en el arca una pareja de cada especie de seres vivientes, de todo lo que es carne, para que sobrevivan contigo; deberán ser un macho y una hembra. 20 Irá contigo una pareja de cada especie de pájaros, de ganado y de reptiles, para que puedan sobrevivir. 21 Además, recoge víveres de toda clase y almacénalos, para que te sirvan de alimento, a ti y a ellos”. 22 Así lo hizo Noé, cumpliendo exactamente todo lo que Dios le había mandado. (Gén 6,18-22)

En cambio la tradición sacerdotal indica que de los animales puros entraron siete parejas. De este modo, Noé y su familia podrían alimentarse y realizar sacrificios durante los cuarenta días en el arca.

1 Entonces el Señor dijo a Noé: “Entra en el arca, junto con toda tu familia, porque he visto que eres el único verdaderamente justo en medio de esta generación. 2 Lleva siete parejas de todas las especies de animales puros y una pareja de los impuros, los machos con sus hembras 3 –también siete parejas de todas las clases de pájaros– para perpetuar sus especies sobre la tierra. 4 Porque dentro de siete días haré llover durante cuarenta días y cuarenta noches, y eliminaré de la superficie de la tierra a todos los seres que hice”. 5 Y Noé cumplió la orden que Dios le dio. (Gén 7,1-5)

Sobre el simbolismo del buey y el burro ver también https://palabrasconmiel.wordpress.com/simbolos/buey-y-burro

Animales puros e impuros

Para el culto israelita, era muy importante la clasificación de los animales, tanto domésticos como salvajes, según la categoría de puro e impuro. Puro era todo animal considerado apto para el culto a Dios. Estos animales puros eran considerados aptos para el consumo humano, se podían comer.

Esta clasificación incluía las distintas especies, según se puede ver en la lista que aparece en Levítico cap. 11. Por ej, es puro el ganado ovino, caprino y vacuno; son impuros los roedores. A su vez, dentro de una especie pura, los animales destinados al culto debían ser sanos y sin defectos.

Ritos de purificación: las mujeres, a causa del contacto con la sangre, debían purificarse al final del período menstrual (Lev. 15,19-30) y al final del puerperio, a los cuarenta días del parto ( Lev. 12). Este es el ritual que cumple María cuando se presenta en el Templo de Jerusalén. Allí, la familia de Jesús, María y José realiza dos ritos: la purificación de ella y la presentación de Jesús como primogénito:

Cuando se cumplieron los días de la purificación, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarlo al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor. Y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, conforme a la Ley del Señor.  (Lc 2,22-24)

Para la purificación, los pudientes ofrecían un cordero y un pichón; los pobres ofrecían dos pichones de paloma. La paloma es símbolo de un ser que no tiene defensa.

Jesús y los animales

En seguida el Espíritu lo llevó al desierto, donde estuvo cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivía entre las fieras, y los ángeles lo servían. (Mc 1,12-13)

¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como la gallina reúne bajo sus alas a los pollitos, y tú no quisiste! (Lc 13,34)

1 Cuando se acercaron a Jerusalén y llegaron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió a dos discípulos, 2 diciéndoles: «Vayan al pueblo que está enfrente, e inmediatamente encontrarán un asna atada, junto con su cría. Desátenla y tráiganmelos. 3 Y si alguien les dice algo, respondan: “El Señor los necesita y los va a devolver en seguida”». 4 Esto sucedió para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta:

5 Digan a la hija de Sión:

Mira que tu rey viene hacia ti,

humilde y montado sobre un asna,

sobre la cría de un animal de carga. (Mt 21,1-5)

Destellos cotidinos  Lunes 10 de junio de 2013

 

El león, figura del Mesías luminoso

El león (Panthera leo) es un mamífero carnívoro de la familia de los félidos. Actualmente viven en Africa subsahariana y en Asia; antiguamente se los encontraba en el norte de Africa, en Medio Oriente y al oeste de Asia.

Los leones son animales especialmente sociales en comparación con otros félidos. Una manada de leones se compone de hembras que tienen una relación familiar, sus crías y un número reducido de machos adultos. Los grupos de leonas suelen cazar juntos, atacando principalmente a grandes ungulados. El león es un superpredador y clave, pese a que puede tener un comportamiento carroñero si tiene la oportunidad.

La melena del león: La leona, como cazadora, carece de la densa melena del macho, que perjudicaría su capacidad de camuflarse al preparar emboscadas. El color de la melena va del rubio al negro y suele oscurecerse a medida que el león envejece.

La melena del león macho, única entre los félidos, es uno de los rasgos más característicos de la especie. Hace que el león parezca más grande, causando una excelente intimidación, lo que ayuda al león en los combates contra otros leones

Las leonas realizan la mayor parte de la caza de su manada, siendo más pequeñas, veloces y ágiles que los machos, además de no poseer la voluminosa y visible melena, que causa un exceso de calor durante los esfuerzos físicos. Actúan como un grupo coordinado para aumentar el éxito de sus cacerías. Sin embargo, los machos tienen una tendencia a dominar la caza una vez que las leonas han atrapado la presa (de hecho, suelen compartir más la caza con los cachorros que con las leonas) y raramente comparten aquello que han cazado ellos mismos.

El león y su simbolismo

En el Antiguo Egipto se veneraba a las leonas (cazadoras feroces) como deidades bélicas. Entre ellas podemos contar la Esfinge, que tenía rostro de mujer, cuerpo de león, y  alas de ave.

La admiración por las estrategias de caza cooperativas de las leonas era evidente en tiempos muy antiguos. La mayoría de “puertas de los leones” representan leonas. El león fue un símbolo prominente entre los caldeos. El motivo clásico del león de Babilonia, que puede ser una estatua, una talla o pintada sobre paredes, se denomina con frecuencia el “león andando de Babilonia”.

Pese a los ataques contra humanos, los leones han disfrutado de una visión positiva en la cultura, como animales fuertes pero nobles. Una imagen común es su representación como “rey de la jungla” o “rey de los animales”; por lo tanto, el león es un símbolo popular de la realeza y la dignidad, así como un símbolo de coraje.

29        Hay tres valientes, y hasta cuatro,

que tienen un paso airoso:

30        el león, el animal más terrible,

que no huye ante nada ni ante nadie;

31        el gallo orgulloso, el macho cabrío

y el rey que marcha al frente de su ejército. (Prov 30,29)

Por su color, su simbolismo se une al del sol y el oro; en líneas generales, puede decirse que se asocia al león joven con el sol naciente y al viejo o enfermo con el ocaso.

El león en la Biblia

Diferentes textos reflejan la presencia del león en Palestina en los tiempos bíblicos:

* El juez Sansón encuentra un cachorro de león al que enfrenta y despedaza. Tiempo después, al pasar por ese lugar, encuentra que en el cadáver del león se ha formado un panal (Jue 14,4-9).

* Banahías era hijo de Jehoyada, un hombre valiente y de grandes hazañas. El dio muerte a los dos hijos de Ariel de Moab; él también bajó a un pozo un día de nevazón para matar ahí a un león ( Sam 23,20-21).

El león aparece como símbolo de ferocidad y falta de compasión hacia su presa:

* “Señor, Dios mío, en ti me refugio, líbrame de mis perseguidores y sálvame. Porque son como leones listos para asaltarme, y me van a despadazar sin que nadie me pueda salvar” (Salmo 7,1-2).

* “El impío dice con insolencia: No hay Dios que me pida cuentas. El impío tiene los ojos fijos en el pobre, acecha, como león en su guarida, para arrebatar al desvalido y arrastrarlo a sus redes” (Salmo 10,4.9).

* “Me están vigilando, ya me rodean y se fijan en mí para tirarme al suelo. Creo ver un león impaciente por desgarrar, un cachorro agazapado al acecho. Levántate Señor, hazle frente y derríbalo. Que tu espada me salve de los impíos” (Sal 17,10-12).

La imagen del león es usada en la 1ra. Carta de San Pedro para prevenir sobre las acechanzas del enemigo. Esta carta fue escrita probablemente alrededor del año 80 d.C., en Asia Menor, donde ya se vivía un ambiente hostil que provenía de la sociedad grecorromana hacia el naciente cristianismo:

8Sean prudentes y manténganse despiertos, porque su enemigo el diablo, como un león rugiente, anda buscando a quien devorar. 9Resístanle, firmes en la fe, sabiendo que en todas partes del mundo  los hermanos de ustedes están sufriendo las mismas cosas. 10Pero después que ustedes hayan sufrido por un poco de tiempo, Dios los hará perfectos, firmes, fuertes y seguros. Es el mismo Dios que en su gran amor nos ha llamado a tener parte en su gloria eterna en unión con Jesucristo.  11A él sea el poder para siempre. Amén. (1 Ped 5,8-11)

Del libro de los Proverbios

La ira del rey es como el rugido del león,

pero su buena voluntad es como rocío sobre la hierba. (19,12)

Un rey furioso es como un león rugiente;

quien lo provoca, pone su vida en peligro. (20,2)

Para no trabajar, el perezoso pretexta

que en la calle hay un león que lo quiere matar. (22,13)

Igual que un león rugiente o un oso voraz

es el malvado que gobierna a un pueblo pobre. (28,15)

Tiene más esperanza aquel a quien se concede seguir viviendo,
pues vale más perro vivo que león muerto. (Ecl 9,4)

El pueblo comparado con un león

Bendición de Balam sobre los descendientes de Jacob-Israel:

23        Contra Jacob no valen maleficios;

contra Israel no sirven brujerías.

Ahora es preciso decir a Israel:

‘¡Cuántas maravillas ha hecho Dios contigo!’

24        Este pueblo se levanta

amenazante como un león,

y no descansará hasta devorar su presa

y beber la sangre de sus víctimas.” (Núm 23,23-24)

David y el león de la tribu de Judá

El león es el emblema bíblico de la tribu de Judá. Es citado en la bendición de Jacob a su cuarto hijo, en el penúltimo capítulo del Libro del Génesis:

8          Judá, tus hermanos te alabarán.

Tomarás por el cuello a tus enemigos,

y tus propios hermanos te harán reverencias.

9          ¡Tú, Judá, hijo mío!

Eres como un cachorro de león

cuando deja de devorar a su víctima:

se agacha, se echa en el suelo,

como si fuera un león grande.

¿Y quién se atreverá a molestarlo?

10        Nadie le quitará el poder a Judá

ni el cetro que tiene en las manos,

hasta que venga el dueño del cetro,
a quien los pueblos obedecerán. (Génesis 49:9).

Esta profecía augura que será la tribu de Judá la que finalmente llegue a reinar – tener el cetro – sobre sus hermanos. La imagen del león se asocia entonces a la del rey luminoso. Este pasaje se reinterpreta con el reinado de David sobre las doce tribus.

De la tribu de Judá, en el pueblo de Belén, nace David. Cuando el adolescente pastor David decide enfrentar al gigante filisteo Goliat, declara ante el rey Saúl:

“Cuando estaba guardando el rebaño de mi padre y venía un león o un oso y se llevaban una oveja del rebaño, yo lo perseguía y lo golpeaba y se la arrancaba. Y si se volvía contra mí, lo tomaba de la quijada y lo golpeaba hasta matarlo. Yo he matado leones y osos; lo mismo haré con ese filisteo que ha insultado a los ejércitos del Dios vivo”. Y añadió: “Yavé, que me ha librado de las garras del león y del oso, me librará de las manos de este filisteo”. (1 Sam 17,34-37)

Según relata el libro de Samuel, su valentía y amor a la defensa de la tierra y del pueblo, llevan a David a ser ungido como rey. Así, la profecía se cumple. David fijará la capital del reino en Jerusalén.

Hoy, en el estado moderno de Israel, el león continúa siendo el símbolo de la capital, Jerusalén, apareciendo tanto en la bandera como en el escudo de la ciudad.

Jesús es el león de la tribu de Judá

La figura del “león de la tribu de Judá” fue interpretada por ciertas corrientes de la tradición judía como figura del Mesías. El Apocalipsis cristiano asume esta interpretación y da este título a Jesús. Sin embargo, en forma sorprendente, el que fue anunciado como el “León” se hace presente bajo de la imagen de un cordero degollado y de pie.

Pero uno de los ancianos me dijo: “No llores más, pues el León de la tribu de Judá, el retoño de David, ha vencido y puede abrir el rollo y romper sus siete sellos.”

6Entonces, en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, vi un Cordero. Estaba de pie, pero se veía que había sido sacrificado. Tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra. (Ap 5,5-7)

LOS CAMELLOS

Dentro de la familia de los camélidos se encuentran los siguientes animales: camellos, dromedarios, llamas, alpacas, vicuñas y guanacos.

Estos animales se usan como transporte de personas y de cargas, se aprovecha también su leche y su pelo para hacer tejidos. La carne es comestible, aunque este uso no aparece en la Biblia porque el camello de un animal impuro.

El pueblo hebreo como tal, durante la mayor parte del tiempo del Antiguo Testamento no hizo mucho uso de los camellos. Viviendo en un país montañoso y siendo un pueblo agricultor y pastoril, no tenían mucho uso para ellos. Por eso en la Biblia las caravanas de camellos representan a los comerciantes y delegaciones de extranjeros, los que llegan de países lejanos trayendo mercancías exóticas.

destellos1712camOrnato del camello. Los ornamentos han sido ampliamente usados en Oriente Los dueños

de los camellos a menudo les poner varios ornamentos a su animal favorito.
Los ornamentos de forma circular se cosen sobre un lienzo rojo y producen un sonido de cascabeles a cada paso del animal.

 

El uso de agua por el camello. Seguramente, este animal fue designado divinamente para los países desérticos. Su característica sobresaliente es por supuesto su habilidad para caminar por mucho tiempo sin beber agua. Esto no quiere decir que necesite menos cantidad de agua que los otros animales, sino sencillamente que tiene habilidad para almacenaría en una serie de células o bolsas con las que está provisto interiormente. El camello puede consumir hasta treinta y seis litros en una sola bebida, y esta agua la toma en unos cuantos minutos y le bastará para varios días.

El camello está adaptado para andar por el desierto, por una especie de almohadillas que tiene en sus plantas. Sus rodillas son resistentes, y, para echarse, el camello comienza arrodillándose. El servidor que trabajaba para Isaac “hizo arrodillar los camellos fuera de la ciudad, junto a un pozo de agua, a la hora de la tarde, a la hora en que salen las mozas por agua” (Gén. 24:11).

Otras citas:

Isaac llega con camellos hasta el pozo de agua y conoce a Rebeca: Gen. 24:64, 65

Raquel guarda los ídolos en la montura de su camello: Gén.31:34

Fue una compañía de ismaelitas con su caravana de camellos los que llevaron a José a

Egipto (Gén. 37:25, 28).

Las caravanas de camellos, mercancías y noticias que llegan de lejos

El lugar del comerciante en los negocios. En la villa o ciudad oriental, el mercado es un lugar para cualquier clase de negocio. No siempre se encontrará en el mismo lugar. Puede estar cerca de las puertas de la ciudad, o puede estar en las calles del pueblo. En nos distritos el mercado no siempre está en operación, pero está abierto para el negocio siempre que haya algo que vender. El arribo al pueblo de una caravana de camellos puede ser una gran ocasión para alistar el mercado y la venta de alimentos, especialmente el “grano bendito”… Se venden también muchas mercancías en el bazar oriental.

 A través de las centurias los camellos han sido usados para transportar cargas. En la Biblia se refiere a “la carga de cuarenta camellos” en 2 Reyes 8:9; y en otro lugar se dice: “Trajeron pan en asnos, y camellos, y mulos, y bueyes” (1 Crón. 12:40). Y dice además en otro pasaje: “sus tesoros llevan sobre las corcovas de los camellos” (Isa. 30:6).

Hay ocasiones en las cuales las caravanas de camellos son el signo del reconocimiento que los extranjeros hacen al Dios de Israel, en la persona de sus reyes o personas elegidas. Así ocurre en el caso del envío que el rey de Damasco hace ante Eliseo (2 Re 8,9) o los regalos transportados en camellos que la Reina de Sabá ofrece a Salomón (1 Re 10).

En el relato de Mateo cap. 2, cuando los Magos de Oriente llegan a visitar a Jesús recién nacido, el Rey de los Judíos, el texto evangélico no dice que vengan en camellos. Sin embargo, es común representarlos llegando en este animal de transporte. Estos Magos de oriente, como el rey de Damasco, como la reina de Sabá, son también figura de los extranjeros paganos que se acercan al Dios de Israel.

 

Ropa hecha con pelo de camello

Juan tenía una túnica de pelos de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. La gente de Jerusalén, de toda la Judea y de toda la región del Jordán iba a su encuentro, y se hacía bautizar por él en las aguas del Jordán, confesando sus pecados. (Mt 3,4-6)

La mención a la ropa de pelos de camello tiene amplio significado. Por un lado, significa que es una vestimenta rústica, en oposición a los tejidos finos de lino (cf. Lc 7,24). Y también, sitúa a Juan Bautista en la línea profética, ya que un rudo vestido de pelo de camello era lo que llevaba el profeta Elías según 2 Re 1,8.

Enseñanzas de Jesús

En los sermones de Cristo hay dos referencias a los camellos. La primera referencia se da

por los autores de los tres evangelios sinópticos: .Más fácil es pasar un camello por el ojo de

una aguja, que un rico entrar en el reino de Dios. (Mat. 19:24; Marc. 10:25; Luc. 18:25). Debe

recordarse que a los orientales les gusta mucho la exageración como figura de retórica, y así

apreciaban esta hipérbole hecha por Jesús. En el relato de Lucas, la palabra se refiere

ordinariamente a la aguja de un cirujano, es la aguja usada por el autor del evangelio, pues él

mismo era médico. Las palabras añadidas por Jesús, deben tomarse juntamente con su

aseveración: .Para con los hombres es imposible es esto; Mas para con Dios todo es posible.

(Mat. 19:26). La otra referencia al camello fue hecha por Jesús cuando denunció a los escribas y fariseos, diciéndoles: .Guías de ciegos, que coláis el mosquito, mas tragáis el camello” (Mat.

23:24). Esta referencia es a la antigua costumbre de colar el vino. El mosquito y el camello

estaban en grande contraste por el tamaño de cada uno. El uso de la palabra camello aquí, era una hipérbole: pero era apropiada, no sólo por causa de su gran tamaño, sino también porque para los judíos era un animal inmundo porque no tenía la pezuña hendida, aunque es rumiante. Los fariseos eran cuidadosos para colar la más pequeña criatura, pero (figuradamente) se tragaban las grandes. Eran muy escrupulosos acerca de las cosas pequeñas, pero muy descuidados acerca de los asuntos de mayor importancia.

Fuente: Fred Wight, usos y costumbres de las tierras bíblicas

El anuncio profético: vendrán caravanas de camellos

“Los camellos eran los animales usados por las caravanas comerciales para hacer largas travesías. La llegada de comerciantes extranjeros que venían en caravanas de camellos simbolizaban lo extraño, lo exótico, ya que seguramente traerían mercancías valiosas y productos desconocidos. Con esta imagen el profeta anuncia a la ciudad su nueva condición: será rica y luminosa, no si está cerrada en sí misma, sino si permanece abierta a quienes vienen de lejos.”

 

Isaías cap. 60

1 ¡Levántate, resplandece, porque llega tu luz

y la gloria del Señor brilla sobre ti!

2 Porque las tinieblas cubren la tierra

y una densa oscuridad, a las naciones,

pero sobre ti brillará el Señor

y su gloria aparecerá sobre ti.

3 Las naciones caminarán a tu luz

y los reyes, al esplendor de tu aurora.

4 Mira a tu alrededor y observa:

todos se han reunido y vienen hacia ti;

tus hijos llegan desde lejos

y tus hijas son llevadas en brazos.

5 Al ver esto, estarás radiante,

palpitará y se ensanchará tu corazón,

porque se volcarán sobre ti los tesoros del mar

y las riquezas de las naciones llegarán hasta ti.

6 Te cubrirá una multitud de camellos,

de dromedarios de Madián y de Efá.

Todos ellos vendrán desde Sabá,

trayendo oro e incienso,

y pregonarán las alabanzas del Señor.

7 En ti se congregarán todos los rebaños de Quedar,

los carneros de Nebaiot estarán a tu servicio:

subirán como ofrenda aceptable sobre mi altar

y yo glorificaré mi Casa gloriosa.

8 ¿Quiénes son esos que vuelan como una nube,

como palomas a su palomar?

9 Son barcos que se reúnen para mí,

con naves de Tarsis al frente,

para traer a tus hijos de lejos,

y con ellos su oro y su plata,

por el nombre del Señor, tu Dios,

y por el Santo de Israel, que así te glorifica.

10 Gente extranjera reconstruirá tus murallas

y sus reyes te servirán,

porque yo te castigué en mi irritación,

pero en mi benevolencia tengo piedad de ti.

11 Tus puertas estarán siempre abiertas,

no se cerrarán ni de día ni de noche,

para que te traigan las riquezas de las naciones,

bajo la guía de sus reyes.

12 Porque la nación y el reino que no te sirvan, perecerán,

y las naciones serán exterminadas.

13 Hasta ti llegará la gloria del Líbano,

con el ciprés, el olmo y el abeto,

para glorificar el lugar de mi Santuario,

para honrar el lugar donde se posan mis pies.

14 Los hijos de tus opresores irán a inclinarse ante ti,

y todos los que te despreciaban

se postrarán ante la planta de tus pies

y te llamarán: “Ciudad del Señor”,

“Sión del Santo de Israel”.

15 Antes estuviste abandonada,

aborrecida y despoblada,

pero yo haré de ti el orgullo de los siglos,

la alegría de todas las generaciones.

16 Mamarás la leche de las naciones,

mamarás del pecho de los reyes,

y sabrás que yo, el Señor, soy tu salvador,

y que tu redentor es el Fuerte de Jacob.

17 Haré llegar oro en lugar de bronce

y plata en lugar de hierro;

bronce en lugar de madera

y hierro en lugar de piedra.

Por magistrados te daré la Paz

y por gobernantes, la Justicia.

18 Ya no se oirá hablar de violencia en tu país

ni de expoliación y desastre en tus fronteras;

a tus murallas las llamarás “Salvación”

y a tus puertas, “Alabanza”.

19 El sol ya no será tu luz durante el día,

ni la claridad de la luna te alumbrará de noche:

el Señor será para ti una luz eterna

y tu Dios será tu esplendor.

20 Tu sol no se pondrá nunca más

y tu luna no desaparecerá,

porque el Señor será para ti una luz eterna

y se habrán cumplido los días de tu duelo.

21 En tu pueblo, todos serán justos

y poseerán la tierra para siempre:

serán un retoño de mis plantaciones,

obra de mis manos, para manifestar mi gloria.

22 El más pequeño se convertirá en un millar,

el menor, en una nación poderosa.

Yo, el Señor, lo haré rápidamente, a su tiempo.

“En un texto lleno de luminosidad, que ve converger hacia el Templo a todos los pueblos del mundo, con todas sus riquezas, la ciudad de Jerusalén es invitada a saltar de alegría ante la gloria de Dios, que se alza y la llena de esplendor. La gran reunión comienza, y Jerusalén se convertirá en luz de las naciones, según la expresión usada a propósito del siervo de YHWH en Is 49,6.

En un estilo cercano al del Deuteroisaías, Jerusalén se nos muestra glorificada por Dios, aun cuando lleva todavía los estigmas del pasado, ya que a finales del siglo VI todavía no se han reconstruido las murallas, aunque el altar sí ha sido restablecido. Sin embargo, los que lleguen hasta ella la llamarán “ciudad de YHWH, Sión del Santo de Israel”. Su belleza no consistirá en la presencia de bienes materiales, de los que se enorgullecen las ciudades humanas, sino en los bienes del propio Dios, que habitará en ella: “tu luz perpetua será el Señor y tu Dios será tu resplandor”. La ciudad santa será gobernada por la Paz y la Justicia, sus murallas serán la salvación y la alabanza, y el oro y el incienso que se dirijan hacia ella cantarán las alabanzas de YHWH.

Jerusalén será la ciudad de los justos, que recibieron la promesa de poseer la tierra para siempre. Frente a la búsqueda del poder humano, como revancha que se toma una ciudad que ha sido destruida y humillada, este texto supone una meditación sobre la verdadera transfiguración que supondrá para la ciudad de YHWH, que en ella se congreguen los justos de su pueblo y de las naciones en el día de Dios.”

Anne Marie Pelletier, Isaías, en Comentario Bíblico Internacional, Ed. Verbo Divino

La paloma

En todo el mundo antiguo la paloma tiene un significado espiritual muy rico. Los egipcios representaban el Arbol de la Vida lleno de palomas en sus ramas. Para los griegos, la paloma estaba asociada a la armonía y al número ocho que es su símbolo. Era también el pájaro de Eros y de Afrodita, los dioses del amor.

En el Cantar de los Cantares la paloma es un ave que evoca el amor, y la amada es llamada “paloma”:

Aparecen las flores en la tierra

el tiempo de las canciones ha llegado

se oye el arrullo de la tórtola

en nuestra tierra.

¡Levántate hermosa mía

paloma mía y ven! (Ct 2,11-13)

En la biblia, la paloma aparece como símbolo de paz y armonía por primera vez en el diluvio:

Noé esperó siete días y volvió a soltar la paloma fuera del arca. La paloma vino al atardecer, y he aquí que traía en el pico un ramo verde de olivo, por lo cual supo Noé que habían disminuido las aguas de encima de la tierra.(Gén 8,10-11)

En otros textos, la paloma es símbolo del Espíritu Santo: Gén 1,2; Lc 3,22; Jn 1,32.

CIERVOS Y GACELAS

Los cérvidos (Cervidae) son una familia de mamíferos rumiantes que incluye los ciervos o venados. Tienen patas delgadas, pezuñas partidas en dos y largos cuellos con cabezas largas y finas, aptas para el ramoneo o el pastoreo, salvo algunas adaptaciones concretas en algunas especies como es el caso de los alces, que pastan vegetales acuáticos, o los renos, de hocicos peludos y anchos aptos para ramonear liquen en las zonas árticas. Son esbeltos herbívoros. Dentro de la familia de los cérvidos encontramos: ciervos, corzos, huemules, tarucas y venados.

Las gacelas (Gazella spp.) son antílopes de tamaño medio, ágiles y de patas largas. Pueden alcanzar velocidades de 97 km/h, y mantener una velocidad de 56 km/h por un periodo prolongado. Se las encuentra en las praderas de las sabanas de África, aunque también en el sudoeste de Asia. Viven en grandes rebaños y son animales herbívoros. Se reúnen en rebaños dispersos que pueden contener varios miles de individuos. Para sobrevivir en campo abierto, deben estar atentos todo el tiempo. Aunque a menudo se echan, no duermen más de una hora al día, en cortos períodos de cinco minutos o menos.

En la Biblia

Según las prescripciones de la ley judía, tanto los ciervos como las gacelas pertenecen a la categoría de animales puros, es decir, que se podían comer y ser ofrecidos en sacrificios:

No comerán nada que sea abominable. Ustedes podrán comer los siguientes animales: el buey, la oveja, la cabra, el ciervo, la gacela, el venado, la cabra montés, el íbice, el antílope y la gamuza. Podrán comer, asimismo, cualquier animal que tenga la pezuña partida –es decir, dividida en dos mitades– y que sea rumiante. (Dt 14,3-6; ver también Lv 11,1-8; Dt 12,15).

Sin embargo, como los israelitas no se caracterizaron por ser un pueblo cazador, raramente encontramos comidas o sacrificios con ciervos.

La fortaleza y la rapidez de las patas de los ciervos son figura de las condiciones que Dios otorga al fiel para mantenerlo firme ante sus enemigos:

Sal 18,33-34

Él es el Dios que me ciñe de valor

y hace intachable mi camino;

el que me da la rapidez de un ciervo

y me afianza en las alturas.

 

Hab 3,19

Aunque la higuera no echa yemas
y las viñas no tienen fruto,
aunque el olivo olvida su aceituna
y los campos no dan cosechas,
aunque se acaban las ovejas del redil
y no quedan vacas en el establo,
yo exultaré con el Señor,
me gloriaré en Dios mi salvador.

El Señor soberano es mi fuerza,
él me da piernas de gacela
y me hace caminar por las alturas.

 

La transformación que se dará en el pueblo al llegar el tiempo final se representa con la figura del cojo que saltará como un ciervo:

Isaías 35,5-6

Entonces se abrirán los ojos de los ciegos

y se destaparán los oídos de los sordos;

entonces el tullido saltará como un ciervo

y la lengua de los mudos gritará de júbilo.

La belleza de la cierva es figura de la esposa amada:

Prov 5,15-19

Bebe el agua de tu cisterna y la que fluye de tu propio pozo.

Que tus fuentes no se dispersen hacia afuera ni tus corrientes de agua, por las calles.

Que ellas sean para ti solo y que no haya extraños junto a ti.

¡Bendita sea tu fuente, y encuentra tu alegría en la mujer de tu juventud, cierva amable, graciosa gacela!

Que en todo tiempo te embriaguen sus amores

y estés siempre prendado de su afecto.

 

Bibliografía: Luis Rivas, Diccionario de símbolos y figuras de la Biblia, Ed. Amico

La cierva es también figura de quienes buscan a Dios:

Sal 42,1-3

 Como la cierva sedienta

busca las corrientes de agua,

así mi alma suspira

por ti, mi Dios.

 Mi alma tiene sed de Dios,

del Dios viviente:

¿Cuándo iré a contemplar

el rostro de Dios?

Características de la gacela en los textos del Antiguo Testamento:

Agil, rápida, libre, hermosa. Como todos los animales herbívoros, dado que no es peligrosa para el ser humano, se asocia con los tiempos de paz y es la considera pacífica.

2 Sam 2, 17-19:

Aquel día se libró un combate muy encarnizado, y los hombres de Israel cayeron derrotados ante los servidores de David.

Allí se encontraban los tres hijos de Seruiá: Joab, Abisai y Asael. Asael, que corría como una gacela del monte, se lanzó en persecución de Abner, sin desviarse ni a la derecha ni a la izquierda.

 

1 Cro 12,9

También algunos gaditas se pasaron a David en el refugio del desierto; eran hombres valerosos, guerreros preparados para el combate, diestros en el manejo del escudo y la lanza, con rostros de león y rápidos como gacelas de los montes.

Prov 6,1-5

Hijo mío, si te has hecho garante de tu prójimo
y has estrechado tu mano en favor de otro,

si te has enredado con tus palabras y te has dejado atrapar por tu propia boca,

entonces, hijo mío, obra así para librarte, ya que has caído en las manos de tu prójimo: ve a echarte a sus pies e importúnalo,

no concedas descanso a tus ojos ni reposo a tus párpados;

líbrate como una gacela de la red y como un pájaro de la mano del cazador.

Gacelas en Mizpé Ramón, Desierto del Negueb, Israel

 

Cantar 2,7-9

El Amado

 ¡Júrenme, hijas de Jerusalén,

por las gacelas y las ciervas del campo,

que no despertarán ni desvelarán a mi amor,

hasta que ella quiera!

La Amada

 ¡La voz de mi amado!

Ahí viene, saltando por las montañas,

brincando por las colinas.

 Mi amado es como una gacela,

como un ciervo joven.

Ahí está: se detiene

detrás de nuestro muro;

mira por la ventana,

espía por el enrejado.

 

Cantar 4,5-7

Tus pechos son como dos ciervos jóvenes,

mellizos de una gacela,

que pastan entre los lirios.

Antes que sople la brisa

y huyan las sombras,

iré a la montaña de la mirra,

a la colina del incienso.

Eres toda hermosa, amada mía,

y no tienes ningún defecto.

 

Eclo 27,16-21

El que revela los secretos hace que le pierdan la confianza y no encontrará jamás un amigo íntimo.

Sé afectuoso y confiado con tu amigo, pero si has revelado sus secretos, no corras tras él,

porque como el asesino destruye a su víctima, así has destruido la amistad de tu prójimo:

como a un pájaro que has dejado escapar de tu mano, así has perdido a tu amigo, y ya no lo recobrarás.

No corras detrás de él, porque está muy lejos, huyó como una gacela de la red.

Porque una herida puede ser vendada, y para la injuria puede haber reconciliación,

pero el que revela los secretos nada puede esperar.

Una discípula llamada Gacela

En la primitiva comunidad cristiana existía una discípula llamada Tabitá, es decir, Gacela. Para conocer su historia, click aquí.

3 comentarios sobre “Animales

  1. GLORIA querida:estoy buscando entre los animales ya que me encargaron para un trabajo;la Pantera no encontré nada ,por que no se trata de un libro de zoología .Las distintas traducciones ejp.de los 70 dice de un animal una cosa que no es la misma ,que la trad.de la Vulgata.Y tambien para un mismo libro ejp.Apoc.sentidos ambiguos de un mismo animal.voy a seguir buscando con Etienne charpentier y Regis Burnet, vos que sos la gran maestra escribime a mi correo.Aparte.Identificacion dudosa o animales extitos .usos liturg.Mesianicos y Proféticos.Ayuda!! para una ESCRIBA QUE RECIEN COMIENZA.BESITOS…..

  2. Sra. Gloria excelente la pagina sobre el comentario, los aportes y sugerencias sobre el leon. Anoche pude escucharla un rato en el auto pero me fue imposible todo el programa. Las músicas estuvieron muy apropiadas, la de León Gieco bárbaro!!!. Sra. Dios la bendiga y siga adelante con el programa. Me interesaria escribirle en forma más personal me interesaria tomar un curso de teologia o estudios biblicos pero por internet. Un saludo fraternal Beatriz de Formosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s