La Palabra alimenta y alegra – Lectio Divina

30 de septiembre  de 2009

FIESTA DE SAN JERÓNIMO

    Lectio Divina

  

LA PALABRA DE DIOS
ALIMENTA Y ALEGRA

 

TU BENDICION.

Tu Palabra es querendona
suave y dulce como miel.
Nos toca y nos enamora
y nos hace pueblo fiel.

Cuando nos das tu Palabra
la vida palpita tanto
que el pueblo entero te nombra
con fiesta, música y canto. Es que tu Palabra es vida
que consuela al caminante
y al débil  lo reanima
pa´ que siga pa´delante.Es agua limpia y fresquita
que alivia tantos penares.
Es simple porque es clarita
serenata de cantares.

Así sentimos clarito
que la historia es caminata
Y es tarea de hermanarse
con la vida arremangada. Con empeño siempre firme
aceptando la Palabra,
la vida del suelo crece
y un tiempo nuevo amanece.Por eso Tatita Dios
dejanos tu bendición
y esa caricia del cielo
que es tu Palabra, Señor.

 

 

 

Introducción:

La Biblia no existió “desde siempre”, ni tampoco cayó del cielo ni fue dictada por un ángel.

A lo largo de muchos siglos, el pueblo creyente, movido por el Espíritu Santo, fue descubriendo en su historia el paso de Dios. Los relatos, las reflexiones y los recuerdos sobre esa presencia de Dios se fueron madurando primero en la tradición oral, en el boca a boca.

Probablemente esta memoria se fue conservando en diversos grupos: los sabios, los escribas de la corte, los teólogos, los sacerdotes (por ej. Lv 24,1-5), las mujeres con sus canciones (por ej. Ex 15,21), y el pueblo sencillo con el recuerdo de sus antepasados (por ej. Gén 12,1-5).

 

Esos textos se releen y recopilan a la luz de la experiencia del destierro en Babilonia.

La Prof. Gloria Ladislao expone sobre el momento histórico del texto a trabajar.
La Prof. Gloria Ladislao expone sobre el momento histórico del texto a trabajar.

El destierro en Babilonia: años 587-538 a.C.

La reconstrucción del Templo al regreso del exilio: año 515 a.C.

Proclamación de la Toráh: alrededor del 400 a.C.

Las tres partes de la Biblia judía:

Ley o Toráh (Pentateuco)

Los profetas

Los otros escritos

Jesús enseña en las sinagogas: Mt 4,23       Mc 1,21-22

Mc 3, 1-2
Lc 4,14-17   Lc 13,10          Jn 6,58-59

LECTURA: QUÉ DICE EL TEXTO

Proclamamos:  Neh 8,1-12

 (texto adaptado)

1 Todo el pueblo se reunió como un solo hombre en la plaza que está ante la puerta del Agua. Entonces dijeron a Esdras, el escriba, que trajera el libro de la Ley de Moisés, que el Señor había dado a Israel. 2 El sacerdote escriba Esdras trajo la Ley ante la asamblea, compuesta por los hombres, las mujeres y por todos los que podían entender lo que se leía. Era el primer día del séptimo mes.

4 Esdras, el escriba, estaba de pie sobre una tarima de madera que habían hecho para esa ocasión. Junto a él, a su derecha, estaban Matitías, Semá y otros, y a su izquierda Misael, Malquías y otros levitas.

5 Esdras abrió el libro a la vista de todo el pueblo –porque estaba más alto que todos– y cuando lo abrió, todo el pueblo se puso de pie. 6 Esdras bendijo al Señor, el Dios grande, y todo el pueblo, levantando las manos, respondió:

“¡Amén! ¡Amén!”. manos

Luego se inclinaron y se postraron delante del Señor con el rostro en tierra.

3 Luego, desde el alba hasta el mediodía, el escriba Esdras leyó el libro en la plaza que está ante la puerta del Agua, en presencia de los hombres, de las mujeres y de todos los que podían entender. Y todo el pueblo seguía con atención la lectura del libro de la Ley.

Los levitas exponían la Ley al pueblo, que se mantenía en sus puestos.  Ellos leían el libro de la Ley de Dios con claridad e interpretando el sentido, de manera que se comprendió la lectura. Y el pueblo lloraba al oír las palabras de la Ley.

9 Entonces Esdras, el sacerdote escriba, dijo al pueblo:

“Este es un día consagrado al Señor, su Dios: no estén tristes ni lloren”.

10 Después añadió:

“Ya pueden retirarse; coman manjares grasos, beban un buen vino y manden una porción al que no tiene nada preparado, porque este es un día consagrado a nuestro Señor. No estén tristes, porque la alegría en el Señor es la fortaleza de ustedes”.

11 Y los levitas serenaban al pueblo, diciendo:

“¡Tranquilícense! Este día es día de fiesta: no estén tristes”.

12  Y todo el pueblo se fue a comer y a beber, a repartir porciones y a hacer grandes festejos, porque habían comprendido las palabras que les habían enseñado.

* Releemos el texto en silencio.

* Comentamos espontáneamente nuestras impresiones.

* Observamos a los distintos personajes que intervienen en esta
lectura y el rol que desempeñan cada uno de ellos.

* ¿Qué consecuencias tiene en el pueblo esta lectura?

MEDITACIÓN: QUÉ NOS DICE EL TEXTO

 

* Jesús enseña en base a la Toráh: Mc 12, 28-34. jesutora

* ¿Cuáles son los momentos y los ámbitos en los cuales nosotros compartimos la Palabra?

* ¿Qué sentimientos despierta en nosotros la lectura de la Palabra?

* ¿Cuál es esa “buena ración” que llevamos a otros después de leer la Palabra?

*¿Qué enseñanza nos dejan estos textos para tener en cuenta en la lectura comunitaria de la Palabra?

* ¿Qué buena noticia tienen estos textos para nosotros y nosotras en nuestra vida de hoy?

 

ORACIÓN : QUÉ LE DECIMOS A DIOS

(Extractos del salmo 119)

Muéstrame, Señor, el camino de tus preceptos

y yo los cumpliré a la perfección.

Instrúyeme, para que observe tu ley y la cumpla de todo corazón.

No quites de mi boca la palabra verdadera

porque puse mi esperanza en tus juicios.

Yo cumpliré fielmente tu palabra, lo haré siempre, eternamente.

Tus palabras con para mí como canciones

mientras vivo en el destierro.

Por la noche me acuerdo de tu nombre, y quiero vivir tu ley.

¡Qué dulce es tu palabra para mi boca

es más dulce que la miel!

Tu palabra es una lámpara para mis pasos, y una luz en mi camino.

Sé mi sostén conforme a tu promesa

y que mi esperanza no quede defraudada.

Dame tu apoyo y seré salvado, y fijaré la mirada en tu palabra.

Que mis labios expresen tu alabanza

porque me has enseñado tus preceptos.

Que mi lengua se haga eco de tu promesa, porque tu palabra es justa.

Mi refugio y escudo eres Tú, yo espero en tu palabra.

Yo soy tu servidor, acepta los dichos de mi boca.

Tus juicios son mi herencia por siempre, y la alegría de mi corazón.

Que mi súplica llegue hasta tu rostro

y por tu promesa líbrame.

Tú estás cerca, Señor, y todos tus mandamientos son verdad.

No, yo no me olvido de tus palabras.

 

CONTEMPLACIÓN: GUSTAMOS LA BONDAD DE DIOS

 

Es el fruto de la lectura orante en el Espíritu Santo, que nos lleva al encuentro con Cristo, Palabra divina y viviente.

Subsidio: El Pentateuco (La Toráh) # 

El objetivo primario del Pentateuco, para quien lo lea entero, no es sólo regular la vida de una provincia del imperio persa, sino saber cuáles son las condiciones para pertenecer a este pueblo. Estas condi­ciones son principalmente de dos tipos: los vínculos sanguíneos y el “contrato social”. Las uniones de sangre están establecidas en las genealogías, y las tenemos principalmente en el libro del Génesis. Son miembros de Israel los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob. El “contrato social” es la alianza, con todo lo que comporta de dere­chos y deberes, sacros y civiles. Los textos pretenden resaltar los vínculos con el pasado.  Por eso hay tres códigos que quieren demostrar la continuidad jurídica entre el Israel preexílico y el Israel postexílico. Por la misma razón la legislación cultual y civil está colocada en el pasado, durante la permanencia en el desierto. En lu­gar de dejarse asimilar y convertirse en una provincia cualquiera de un inmenso imperio, el israelita postexílico ha querido salvaguardar su identidad, y la política persa le ha ofrecido esta posibilidad.

Israel ha sobrevivido como comunidad de fe, unida ante todo a sus tradiciones e instituciones religiosas, no como nación independiente. Así se explica el nacimiento del Pentateuco. (Jean Louis Ska, Introduc­ción a la lectura del Pentateuco, Ed. Verbo Divino, 2001)

La fiesta judía de Simjat Toráh

El nombre de esta fiesta significa “la alegría de la Toráh”. Es el día en que se termina la lectura de los cinco libros de la Toráh, que ha venido desarrollándose durante todo el año en el oficio religioso; e inmediatamente se procede a reiniciar la lectura con el primer capítulo del Pentateuco.  simjat

Este hecho se celebra con ceremonias llenas de colorido y amenidad, demostrativas del goce íntimo que la lectura de la Toráh propociona al judío. Los rollos son extraídos del arca sagrada y paseados en solemne procesión alrededor del altar. (Erna Schlesinger, Tradiciones y costumbres judías, Ed. Israel, Bs.As., 1958)

Espacio Bíblico Palabras con miel

 para gustar la bondad de Dios

Santuario Jesús Misericordioso   P. I. Rivera 4779, Ciudad de Bs.As.

Correo electrónico: palabrasconmiel@aol.com

Tel: 4545-0351 miércoles a sábados de 10 a 13 hs.

Subsidio preparado por la  Prof. María Gloria Ladislao.

Esta Lectio  Divina y otros artículos sobre Biblia están en:

http://www.palabrasconmiel.wordpress.com

2 comentarios sobre “La Palabra alimenta y alegra – Lectio Divina

  1. Participé de ese Encuentro, y pasé muy bien, me encantó la dinámica, los felicito por la organización y la acogida cordial, que el Señor los colme de Bendiciones por tan hermosa tarea de Evangelización. besos Beba Rivollier – Gualeguaychú

  2. Gracias por poder encontrarme con este material tan rico y valioso. Me gustaría recibir otras Lectio para este tiempo y durante el año. Muchas gracias por el servicio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s