Apuntes IV – Métodos de lectura

Para acceder al documento “La interpretación de la Biblia en la Iglesia” de la Pontificia Comisión Bíblica, click aquí: http://www.uca.edu.ar/uca/common/grupo20/files/PCB_interpretacion.pdf

DISEÑO DE

 UN ENCUENTRO

BÍBLICO

 

PARTIMOS DE LA REALIDAD

Nadie se acerca a la Biblia con las manos vacías. Cada uno, cada una, trae una situación vital, como persona, como comunidad, como sociedad que está presente. Son aspectos de nuestra realidad de hoy que queremos que sean iluminados con la Palabra de Dios. Teniendo en cuenta el tema del Encuentro, se pueden formular algunas preguntas o utilizar algún recurso que ayude a situar nuestra vida frente al texto elegido. Se trata de tomar conciencia de algún aspecto de la realidad actual que será iluminada por la Palabra. Es partir siempre de una experiencia vital.

ENTRAMOS EN LA PALABRA

Es un momento dedicado al estudio del texto, aprovechando sobre todo los métodos de exégesis. En primer lugar, leer el texto, una y otra vez hasta que sepamos narrarlo. Si en el grupo hay distintas versiones-traducciones de la Biblia, no tomar esto como un obstáculo sino como la posibilidad de enriquecer la lectura. Trabajar el texto utilizando los distintos métodos. Siempre es bueno poder hacer algo de estudio histórico y algo de estudio literario. El animador del encuentro podrá preveer cuáles de las herramientas serán más adecuadas para el texto propuesto.

ESCUCHAMOS EL MENSAJE

Abordamos el aspecto teológico del texto, descubriendo, gracias al momento de estudio previo, el mensaje de Dios, lo que Dios quería decir en esa situación histórica concreta. Así, a partir del mensaje de Dios para aquel tiempo, discernimos el mensaje y el sentido para nosotros hoy, percibiendo la encarnación de la Palabra en la realidad conflictiva de la historia humana. Este paso lo podemos hacer usando algún acercamiento contextual. Así se hace una hermenéutica.

CELEBRAMOS EL COMPROMISO CON LA VIDA

El fruto de todo lo estudiado y meditado lo transformamos en oración. Es el momento cumbre de la reunión. Celebramos y nos comprometemos a poner en práctica la Palabra. De este momento surgirá la acción, el compromiso, el gesto concreto.

Encuentro bíblico para Adviento: (click aquí)

 

 

 LA LECTIO

DIVINA

La Lectura Orante de la  Biblia:LECTIO DIVINA

La Lectio Divina es el ejercicio ordenado de la escucha personal o comunitaria de la Palabra de Dios.


1. LECTURA:

¿QUÉ DICE EL TEXTO?

Leer el texto bíblico dos o tres veces con
de­tenimiento, para descubrir los elementos más significativos. Algunas claves que nos ayudan son las palabras que se repiten, las acciones de los personajes, y la ubicación en el contexto histórico.

2.  MEDITACIÓN:

¿QUÉ NOS DICE EL TEXTO?

Con este paso buscamos actualizar el texto y traerlo a nuestra vida y a nuestra realidad. Nos puede ayudar preguntarnos: ¿Qué semejanzas hay entre las situaciones que plantea el texto bíblico y mi situación de vida? ¿Qué buena noticia tiene este texto para mí y para mi
co­munidad?

3. ORACIÓN:

¿QUÉ LE DECIMOS A DIOS?

Dios nos habló a través de la lectura y medita­ción. Ahora es el momento de responderle. Para dirigirnos a El podemos tomar palabras de los personajes que aparecieron en el texto, o buscar un salmo apropiado para expresar nuestra oración de perdón, súplica, alabanza, o acción de gracias.

4. CONTEMPLACIÓN

La contemplación es un don de Dios, y, a
di­ferencia de los pasos anteriores, no depende en absoluto de nuestro esfuerzo. Es Dios quien se revela y nos hace gustar  su amor y su bondad.

5. ACCIÓN:

El último paso de la Lectio Divina es el  compromiso que brota de este encuentro con Dios. Es el fruto que se manifiesta en los actos concretos de amor al prójimo.

Los cuatro peldaños de la Lectio Divina

y su relación con los métodos

de exégesis y hermenéutica

 Monje Guigo, siglo XII  La Interpretación de la Biblia en la Iglesia (1993)
 Lectura  ¿Qué dice el texto?  Exégesis: * métodos literarios * métodos históricos
 Meditación  ¿Qué me/nos dice el texto?  Acercamiento:(Hermenéutica)    * liberacionista    * desde las mujeres    ( y otros)
 Oración  ¿Qué le digo/decimos  a Dios?
 Contemplación
 Acción:¿A qué me compromete
esta Palabra?¿Qué haré/haremos?

Por “método” exegético comprendemos un conjunto de procedimientos científicos puestos en acción para explicar los textos. Hablamos de “acercamiento” cuando se trata de una búsqueda orientada según un punto de vista particular. (La Interpretación de la Biblia en la Iglesia, nota a la Introducción)

Lectio Divina sobre María Magdalena: (click aquí)

Bibliografía:

 La Interpretación de la Biblia en la Iglesia, Pontificia Comisión Bíblica, 1993

 La práctica de la lectio divina en la pastoral bíblica (Carlo María Martini) y La lectio divina (Armando Levoratti), ambos en Comentario Bíblico Latinoamericano, Ed. Verbo Divino, Navarra, 2003.

 La lectura orante y su aplicación para nuestros días, María Gloria Ladislao,  www.sion.org.ar/recursos/lectura_orante.htm

http://www.san-pablo.com.ar/lit/?seccion=reflexion&id=83

 Orar con la Palabra de Dios, la lectio divina al alcance de todos. Conf. Episcopal Argentina, Oficina del Libro, Bs.As., 2002

LAS LECTURAS DE LOS DOMINGOS

El Evangelio es para nosotros el centro de toda la Sagrada Escritura y la primera fuente para conocer y seguir el mensaje de Jesús. Cada domingo escuchamos y meditamos la Palabra de Dios, dándole al Evangelio el lugar más destacado.
La liturgia nos presenta en primer lugar  una  lectura tomada del Antiguo Testamento. Y puede ocurrir alguna vez que nos preguntemos sobre el sentido de esa lectura, que habla de episodios tan lejanos a nosotros o utiliza un lenguaje simbólico que nos cuesta entender.

La Iglesia quiere que recibamos el alimento de la Palabra de Dios en toda su riqueza y todo su sabor. Las lecturas del Antiguo Testamento nos hacen conocer el plan de Dios con la humanidad a lo largo de la historia. Ese plan se fue realizando progresivamente, a medida que el pueblo de Dios iba comprendiendo mejor el designio amoroso del Padre. Jesucristo es la expresión mejor y más cercana de ese mensaje que Dios  estaba dando a su comunidad desde hacía siglos.

Por eso, siendo el Evangelio el centro de la liturgia de la Palabra, la Iglesia ha elegido para cada domingo algún pasaje del Antiguo Testamento que se relaciona directamente con el Nuevo, lo cual nos permite reflexionar de una manera más integral y completa sobre el mensaje del día.

Este domingo 26 de octubre de 2014, Jesús nos señala que el amor a Dios y al prójimo es lo más importante de toda la Ley y los Profetas, es decir, de toda la Biblia (Mt 22,34-40). Para enseñar lo más importante, Jesús recurrió a esas palabras que Dios ya había dicho siglos antes: “Amarás al Señor tu Dios” se encuentra en Deuteronomio 6,4 y “Amarás al prójimo como a ti mismo” está en Levítico 19,18. Así Jesús nos enseña que el designio de Dios sobre la humanidad ha sido y será siempre el mismo: que vivamos en su Amor.

 

 

Encuentro bíblico sobre Métodos de Lectura

Este material ha sido preparado por Luján Manzotti, quien además realizó la traducción de los textos citados.

Partimos de la realidad

Entramos en contacto con el objeto que está delante de nosotros (se utilizaron: un mapa planisferio, una brújula, un cuchillo, una lupa, sal y fuego). Compartimos con el grupo aquello que hemos pensado “de un primer golpe” en el momento en que lo vimos.

¿En qué situaciones y para qué cosas este objeto se vuelve útil, benéfico?

¿En qué situaciones y de qué modo podría ser mal utilizado y entonces nocivo?

Mencionamos al menos tres posibilidades de cada pregunta y las apuntamos.

 

Entramos en la Palabra 

Leemos Is. 55, 1-13

– Comentamos nuestras primeras impresiones.

– ¿Podemos decir algo acerca de la comunidad que elaboró este texto? ¿Sabemos algo de su “autor”? Proponemos al menos tres claves sobre el contexto del texto

– ¿Hay expresiones que se relacionan, se repiten o se oponen?

– Elegimos una clave más del subsidio “Cómo leer la Biblia”. La aplicamos y justificamos su elección.

 

 

Escuchamos el Mensaje

Isaías compara a la Palabra de Dios con el descenso de la lluvia y la nieve. Hemos hecho un camino de encuentro con la Palabra que ya lleva casi dos años.

ü      ¿Qué comparaciones podemos establecer nosotros entre la Palabra de Dios y los objetos con los que pensamos la realidad al comienzo? Tratamos de establecer al menos dos, una desde el lado útil y otra desde el lado peligroso, nocivo (es decir, cómo podría “usarse o instrumentalizarse” peligrosamente a la Palabra…)

Para seguir profundizando…

Evitar los peligros: ir “a través de la senda”.

Visión global acerca de la interpretación y su  método[1]

 

Un Objetivo: 

1. Descubrir al Dios que se revela caminando entre nosotros; al Dios que habita en medio de su pueblo.

 

Dos movimientos:

1. Desde la situación de hoy para interrogar al texto.

2. Desde el texto para iluminar nuestra situación hoy.

 

Tres ángulos:

1. A partir de nuestra realidad, con sus cotidianidades, sus desafíos, sus problemas y preguntas.

2. A partir del texto bíblico y la situación de la comunidad de aquel tiempo.

3. A partir de la fe de la comunidad hoy, que celebra su andar y su lucha.

 

Cuatro contextos:

1. El texto dentro del libro; qué precede al texto y qué lo procede. (Contexto literario)

2. El hecho que evoca el texto o está detrás del texto y la situación del pueblo en aquel entonces (contexto histórico)

3. El tiempo en que el texto fue escrito (por lo general, mucho después del hecho que evoca) y por qué fue escrito. (contexto de la redacción)

4. El lector (personal o comunitario) que hoy lee el texto desde su situación vital (contexto del Espíritu)

 

Cinco mandamientos:

1. Leer mucho la Biblia y familiarizarse con lo que ella contiene.

2. Leer/escuchar muy bien al texto para no poner sobre él nuestras ideas.

3. Cuando leemos/estudiamos en comunidad, ponerse al servicio de la comunidad y de lo que ella necesita.

4. Ser fiel al objetivo de la Biblia que es el objetivo de la Palabra de Dios (habitar en medio de su pueblo)

5. Estudiar en equipo y no en soledad pues la Biblia es el libro de la comunidad.

 

Seis peligros:

1. La prisión de la lectura al pie de la letra (lectura fundamentalista)

2. La dependencia del pensamiento de otros (lectura informativa)

3. Leer desde la perspectiva de la ideología dominante (lectura ideologizada)

4. Leer sin fe, al modo de quien no se entiende ni de Dios, ni del pueblo (lectura alienada)

5. Lectura desligada del pueblo, de lo que le pasa a la comunidad (lectura individualista, intimista)

6. Una lectura que no crea en los procesos humanos, en lo débil, en lo pequeño, en los pobres. Que sólo crea en sus propias ideas (lectura de dominación)

 

Siete pasos:

1. Colocar y explicitar la pregunta que permite partir de la realidad, de la situación hoy.

2. Leer el texto. Entrar en contacto con él y visualizar todo su contenido.

3. Diferenciar el hecho histórico que el texto evoca de la narrativa sobre el hecho que el texto presenta. Percibir la óptica que el texto tiene (a través de su narrativa) acerca del hecho que presenta

4. Descubrir los conflictos/complejidades que el texto presenta (puede ayudar un análisis desde los cuatro lados: económico, político, social y religioso)

5. Descubrir cómo el pueblo leyó esos conflictos/complejidades y descubrió en ellos el querer de Dios, su voluntad, su presencia, su acción, su palabra.

6. Intentar comprender las diferentes etapas de la redacción del texto y sus diversas miradas hasta dejar “fijado” el texto (también atender a la mirada de este momento final).

7. Descubrir lo que el texto tiene para decir a nuestra vida y situación hoy (momento hermenéutico)

 

Celebramos nuestro compromiso con la vida

– Redactamos una oración a partir de la comparación “positiva”

– Compartimos nuestras oraciones

“Es como lluvia que cae,

es como agua que empapa.

Tu Palabra es así

no pasa por mí sin dejar fecundado”


[1] Cfr. Cardoso Pereira, Nancy; Mesters, Carlos; “A leitura popular da Bíblia: À procura da moeda perdida”, CEBI, Serie: A Palavra na vida, 1994, Nº 73

Sólo es posible conocer el camino si nos atrevemos a recorrerlo…

 

Empezando a ensayar los “Siete Pasos”

Y antes de cualquier paso, LEER EL TEXTO.

 

Lc. 10, 25-37

 

  1. Colocar y explicitar la pregunta que permite partir de la realidad, de la situación hoy.

–         Aquí es importante hacer posible el “poner la vida delante del texto” y que ese “camino previo” ayude a la comprensión de lo que luego se va a leer. Pueden ser preguntas, dinámicas, juegos, una canción… Lo importante es que lo cotidiano, el día a día, lo vital y nuestras prácticas se hagan presentes como “tobogán” hacia el texto.

Los métodos en el Método… (seguimos los aportes del Documento de la Pontificia Comisión Bíblica “La interpretación de la Biblia en la Iglesia”)

 

 

El método histórico-crítico: LA VENTANA 

 

* Es un método (una combinación de pasos) histórico, es decir, un conjunto de procesos diacrónicos

* Es un método crítico (trata de “objetivar” lo más posible al texto, usa todos los aportes de las ciencias de investigación)

* Es un método analítico (estudia al texto como a cualquier texto de la antigüedad y lo comenta como producción humana)

Los pasos

a. La crítica textual: consiste en alcanzar mediante las herramientas disponibles, el mejor texto basado en los antiguos manuscritos, sean en papiro, pergamino u otro material.  El propósito principal es recuperar, en la medida de lo posible, el texto original.

b. La crítica literaria o constitución del texto: consiste en discernir y definir el comienzo y el final de los textos, pequeños y grandes, y revisar su coherencia y unidad. Es importante destacar que lo que importa en este paso es ver la coherencia de la unidad literaria más que establecer si dentro hay diversas fuentes.

c. La crítica de los géneros: determina los géneros literarios, su ambiente de origen, sus características. En el método histórico crítico, se intenta buscar el por qué el autor usa un género específico. Eso se da a través de un estudio social e histórico.

d. La crítica de las tradiciones: pretende encontrar las influencias que pudieron ser ejercidas sobre los autores de los textos, influencias que pueden haber llegado a ellos por su religión particular, por su cultura, por religiones o culturas extranjeras.

e. La crítica de la redacción: estudia el proceso de composición del texto hasta quedar “fijado” tal como lo recibimos. Es posible, por ejemplo, distinguir en esta crítica que el texto es fruto de una recopilación, distinguir la mirada y las propias apreciaciones del redactor, las reelaboraciones, etc.

Finalmente se da la explicación del texto.

 

Los métodos narrativos: EL ESPEJO

 

* El análisis narrativo estudia el modo cómo se cuenta una historia para implicar al lector en el “mundo del relato” y en su sistema de valores.

* Son metodologías que conducen a explorar los textos bíblicos a partir de saberes  como la filología, semántica, semiótica, lingüística.

* La expresión ‘crítica narrativa’ no se aplica sólo los estudios bíblicos que consideran la categoría de narración y relato como categoría de transmisión, y que trabajan con metodologías sincrónicas; sino también a los estudios de narratología que buscan determinar la identidad y peculiaridad de los relatos bíblicos y abordar los textos a partir de sus propias categorías

Pero el punto de partida y el punto de llegada es la HERMENÉUTICA

“La aproximación hermenéutica al texto bíblico no deja de lado los métodos histórico-críticos o narrativos, al contrario: los exige. Pero modifica la dirección de la lectura. Ésta, en lugar de ser desde otros textos o libros (conocimiento enciclopédico), se hace desde la vida. (…) Ello significa que el texto no tiene un sentido cerrado y definitivo sino que está abierto, más aún, que tiene un exceso o ‘reserva de sentido’ que es posible explorar porque se lo busca desde las nuevas situaciones de la vida”[1]


[1] CROATTO, S., ‘Las nuevas hermenéuticas de la lectura bíblica’, Alternativas 11 (1998)

  1. Leer el texto. Entrar en contacto con él y visualizar todo su contenido.

–         Saber qué dice el texto, realizar un “apuntamiento” de su contenido, de las historias, de las intenciones. Tender las “primeras impresiones”. Antes de realizar un análisis, saber qué dice el texto.

  1. Diferenciar el hecho histórico que el texto evoca de la narrativa sobre el hecho que el texto presenta. Percibir la óptica que el texto tiene (a través de su narrativa) acerca del hecho que presenta.

–         Se trata de descubrir la diferencia entre el “hecho” narrado y el tiempo en que el texto fue escrito. En este caso, por ejemplo, es distinguir, por ejemplo, la práctica de Jesús, su posición ante la Ley, las clases sociales de su tiempo, etc.; de la comunidad de Lucas con sus conflictos y necesidades. Es un “evaluar” la fuente.

Se trata de ver quién escribe, por qué escribe, para qué escribe, dónde escribe. Se trata de ver, en definitiva, cómo la situación en la que el texto fue escrito influyó en la manera de comunicar el hecho.

  1. Descubrir los conflictos/complejidades que el texto presenta (puede ayudar un análisis desde los cuatro lados: económico, político, social y religioso)

–         Se trata de mirar por la “rendija” de la ventana del texto y atender al hecho que se describe allí. Es el “hecho en sí mismo”. Intenta descubrir la situación del pueblo en la que el hecho “sucede”, visualizar los conflictos de aquella época y entender cuál es el nudo o conflicto básico.

–         (Y aquí una ayudita para el texto propuesto: Dt.6, 4-9; Lev. 19,18; Lev. 21,1-4)

  1. Descubrir cómo el pueblo leyó esos conflictos/complejidades y descubrió en ellos el querer de Dios, su voluntad, su presencia, su acción, su palabra.

–         Ese “nudo” fue vivido por un pueblo que tenía fe en Dios y que leyó su situación para descubrir aquello que Dios decía a través de ella. En definitiva, es encontrarse con la “Buena Noticia” tanto del hecho narrado como de la comunidad que luego lo tomó y lo reinterpretó a la luz de sus necesidades. Este es el “corazón” de cualquier método.

–         ¿De qué manera Dios “toma posición”?

  1. Intentar comprender las diferentes etapas de la redacción del texto y sus diversas miradas hasta dejar “fijado” el texto (también atender a la mirada de este momento final).

–         Se trata de encontrar al texto “canónico”, es decir, ese texto “fijado” que es lo que nosotros recibimos. Mirar qué precede y qué procede al texto, conocer si pertenece a la comunidad a la que se atribuye la redacción del texto o es un añadido posterior, saber si hubo una “redacción final” que organizó los contenidos y puso también su propia intención, etc…

  1. Descubrir lo que el texto tiene para decir a nuestra vida y situación hoy (momento hermenéutico)

 * * * * * * * * * *

La hermenéutica feminista

 

Creativas y cuidantes

Trama de Mujeres en Mt 1,1-17

Introducción

Algunos elementos de la Teoría de Género y la Hermenéutica Feminista.

  • La Teoría de Género comienza a sistematizarse en el ámbito de las ciencias sociales, en Inglaterra y Estados Unidos a partir de 1960. Sin embargo sus inicios se remontan a la primera mitad del siglo XX.
  • Una de las causas del desarrollo de la Teoría de Género es el movimiento feminista puesto que el concepto “género” es uno de sus aportes teóricos más importantes.
  • Se llama género el conjunto de atributos de orden social o cultural que se le asignan a una persona según su sexo. No es lo mismo el sexo biológico que el género, que es la identidad asignada o adquirida por ese sexo.
  • Los estudios de género parten de la “sospecha” de esos atributos y se preguntan sobre los elementos desiguales que se derivan de ellos y que a su vez sostienen relaciones de poder que legitiman la opresión de “fuertes” sobre los “débiles”
  • Los atributos asignados a las mujeres las sitúan en una condición de desigual inferioridad respecto de los varones.
  • La hermenéutica feminista es una hermenéutica contextual porque parte de las experiencias vividas por mujeres. La experiencia de opresión de las mujeres se vuelve centro y norma para evaluar la Biblia misma y todos sus constitutivos andróginos y patriarcales.

Partimos de la vida

Nos detenemos en las imágenes que están delante nuestro.

ü      ¿Qué evocan esas imágenes?

ü      ¿Qué me provocan?

ü      ¿Cuál es la situación de los cuerpos de las mujeres en cada una de las imágenes?

 

Entramos en la Palabra 

 

Leemos Mt 1,1-17

 

–         Comentamos nuestras primeras impresiones. Tratemos de escuchar aquí qué cosas de este texto nos hacen “sospechar”…

–         A esta altura del camino ya podemos animarnos a elegir las claves adecuadas para trabajar Proponemos dos.

–         ¿Podríamos asignar al texto alguna estructura, es decir, establecer las partes del relato?

Para seguir profundizando:

–         Gn 38, 1-30

–         Jos 2, 1-21; 6, 22-25

–         Rt 1, 1-18; 3, 1-5ss

–         2 Sam 11, 1-17

  • [1]¿Qué características tienen las mujeres de estas narraciones?
  •  ¿Por qué el evangelista incluye a estas cuatro, cuando en las genealogías judías sólo importaban los varones?
  • ¿Por qué Mateo elige a éstas y no otras, omitiendo a las que eran mucho más conocidas en la tradición bíblica?
  • ¿Cómo se relacionan estas cuatro con María, la madre de Jesús?
  • ¿Cuál es el mensaje que el evangelista quiere transmitir a su comunidad, a través de esta genealogía?

Con su genealogía Mateo ya está indicando al lector cual es la Buena Nueva que está aconteciendo en el presente como cumplimiento de las promesas de Dios en el pasado. Jesús es la respuesta de Dios a las expectativas de los judíos y de los gentiles. Esto aparece en el v.1 y en el v.17 de la genealogía. La entrada de Jesús en la historia manifiesta ya cual será su proyecto. Jesús propone un igualitarismo religioso que es una crítica contundente a la estructura jerarquizada tanto de la religión judía, como del poder romano. Aunque de forma velada, esto ya aparece en la genealogía. Son como flechas que se encuentran a la orilla de la carretera, pero no se las mira con atención, pues el camino ya es conocido y andamos siempre con prisa. Las flechas principales del prólogo son los nombres de las cuatro mujeres del AT y María, la madre de Jesús. Las mujeres que Mateo incluye en la lista de los antepasados de Jesús ya están indicando la manera sorprendente como Dios cumple su promesa. Hay en las historias personales de estas mujeres algo en común: la transgresión y la novedad de sus iniciativas. Es justamente en estas iniciativas poco convencionales para la sociedad patriarcal de la época, que Dios actúa para realizar su proyecto mesiánico. Tamar, Rahab, Betsabé, Rut y María son como flechas que están indicando como Dios se vale de lo inesperado, de lo sorpresivo, y hasta de lo escandaloso para afirmar su presencia liberadora en medio del pueblo. Ellas representan también una crítica contra la sociedad patriarcal legalista, controladora y opresora. Al mismo tiempo ya apuntan hacia la propuesta de que es el más pequeño en la estructura de la casa patriarcal el paradigma del verdadero discípulo de Jesús. Al resaltar a mujeres que están fuera del status doméstico en su genealogía, Mateo ya está indicando cuales han de ser los lazos que formarán la nueva familia humana. En la comunidad de Jesús ya no habrá más relaciones de dominación, sino de reciprocidad y de amor[2].

Escuchamos el mensaje

 

  • [3]¿Qué Buena Noticia, con ojos de mujer, está por detrás de esta lista de antepasados de Jesús según Mateo?
  • ¿Sabemos de iniciativas que las mujeres estén/estemos tomando hoy para ocupar su/nuestro lugar en la sociedad y en la Iglesia?
  • Algunas de esas iniciativas, ¿pueden ser escandalosas o “molestas” para el poder masculino dominante?

Celebramos nuestro compromiso con la Vida 

 

Nos detenemos a pensar en mujeres de nuestra historia familiar… En particular, en esas mujeres sobre las que ha caído una maldición, una mala fama, un silencio, un anonimato…

Decimos sus nombres en voz alta y a cada uno de ellos vamos a responder:

“Nosotras somos tus hijas”

Este material sobre hermenéutica feminista fue preparado por María Luján Manzotti, y forma parte del curso de profundización “Intérpretes de la Palabra” que desarrolla el Espacio Bíblico Palabras con miel durante el año 2010 en el Santuario Jesús Misericordioso de la Ciudad de Buenos Aires.

[1] Para las preguntas al texto, seguimos el aporte de Lopes Torres, Mercedes; en: “Mujeres que se inventan salidas”, RIBLA nº 25

[2] Ibíd.

[3] Ibíd..

 

Compartimos el trabajo final de Ana, María Rosa, María Piedad y María del Carmen, donde aplicaron la hermenéutica liberacionista.

 

Espacio Bíblico Palabras con miel                                    Profundización 2016

 

Módulo 2: Métodos de Interpretación

 

 

 

Para interpretar, hemos elegido la perícopa  del  Evangelio según San Mateo 4, 25 – 5, 12 correspondiente al  4º domingo durante el año del ciclo A.

Decidimos aplicar la hermenéutica liberacionista, sobre la cual el documento de la Pontificia Comisión Bíblica  “La Interpretación  de la Biblia en la Iglesia” expresa que “ella no adopta un método especial, sino que partiendo de puntos de vista socioculturales y políticos propios, practica una lectura bíblica orientada en función de las necesidades del pueblo, que busca en la Biblia el alimento de su fe y de su vida… se busca una lectura que nace de la situación vivida por el pueblo.”

La teología de la liberación, consolidada al  comienzo de los  años `70, “comprende elementos cuyo valor es indudable: el sentido profundo de la presencia de Dios que salva; la insistencia sobre la dimensión comunitaria de la fe; la urgencia de una praxis liberadora enraizada en la justicia y en el amor; una relectura de la Biblia que busca hacer de la palabra de Dios la luz y el alimento del pueblo de Dios, en medio de sus luchas y de sus esperanzas. Así subraya la plena actualidad del texto inspirado.”

“Esta lectura se concentra sobre textos narrativos y proféticos que ilustran situaciones de opresión y que inspiran una praxis que tiende a un cambio social.”

Se le objeta que “el acento ha sido puesto en particular sobre una escatología terrestre, a veces en detrimento de la dimensión escatológica trascendente de la escritura.”

 

Al comienzo del texto, Mateo nos cuenta que sólo los discípulos estaban con  Jesús, pero una multitud lo estaba buscando (4, 25 – 5, 1). En el Antiguo Testamento, Moisés subió al Sinaí para recibir la ley de Dios (Ex 19). Jesús también sube al monte y, desde allí, viendo a la multitud, declara la nueva ley.

Luego, Mateo nos muestra un Jesús que, en tono profético, proclama  la transmutación de los valores habituales que parecen evidentes en el mundo, hablándonos  de ocho categorías de personas, ocho puertas de entrada al Reino, la comunidad:

 

Los pobres en el espíritu Suyo es el reino de los cielos
Los humildes Heredarán la tierra
Los que están tristes Dios los consolará
Los que tienen hambre y sed de justicia Dios los saciará
Los misericordiosos Dios tendrá misericordia de ellos
Los que tienen corazón limpio Verán a Dios
Los que construyen la paz Serán llamados hijos de Dios
Los perseguidos por causa de la justicia De ellos es el Reino de los cielos

 

Veamos ahora lo que tiene para decirnos sobre la perícopa Carlos Mesters, uno de los exponentes de este acercamiento:

 

Texto: LOS CAMINOS DE LA FELICIDAD SEGÚN JESÚS PARA EL REINO

 

En las bienaventuranzas proclamadas por Jesús, descubrimos:

  • La felicidad de los pobres,
  • Las propuestas de Jesús para la construcción del Reino de Dios y
  • Los fundamentos para la nueva sociedad.

La mejor traducción de la palabra “bienaventuranza” es la de “felicidad”. No cualquier felicidad, sino una felicidad que el propio Dios ofrece y que nadie puede quitar. A partir de las palabras de Jesús, descubrimos el tipo de gente que encuentra la felicidad en el Reino de Dios: 1 los pobres (5,3), 2 los que lloran (5,4), 3 los mansos (5,5), 4 los que tienen hambre y sed de justicia (5,6), 5 los misericordiosos (5,7), 6 los de corazón puro (5,8), 7 los pacíficos (5,9), 8 los perseguidos por acusa del Reino de Dios (5,10). Dios hace su opción por los pequeños, por los pobres, por aquellos que nada son a los ojos del mundo (Cf. 1 Co 1, 26-30).

La felicidad para estas personas surge como consecuencia de esta elección en las señales de la presencia de Dios en la vida de estas personas. Ellas tendrán el Reino (5,3), que se revela en cosas muy concretas: la posesión de la tierra (5,5), el fin de las maldades que causan el dolor y el sufrimiento (5,4), el triunfo de la justicia (5,6), la práctica de la solidaridad y de la fraternidad (5,7), el descubrimiento de una nueva experiencia de Dios, revelado como Padre (5,9; Cf. Mt 6,9), que une a todos con lazos de comunidad.

En las bienaventuranzas encontramos la clave de la felicidad propuesta por Jesús. La felicidad de cada persona está en la posibilidad de recomenzar la vida construyendo nuevas relaciones, dentro de una nueva perspectiva. En el Reino, la tierra y los bienes materiales serán propiedad de los mansos, humillados, sin-tierra. Estos afligidos encontrarán consuelo. Las relaciones con el próximo serán hechas en justicia y en misericordia, las bases de la Antigua Alianza (Os 6,6). Los puros y pacíficos estarán en comunión con Dios. Todos serán llamados “hijos de Dios”. Esta red de nuevas relaciones es lo que llamamos “Reino”.

 

Extraído de “Las bienaventuranzas o felicidades: Camino para el ReinoIntroducción: Carlos Mesters

 

     Nos preguntamos ¿Qué entendemos hoy por ser feliz? ¿Somos felices?

 

Texto: ¿Qué es ser pobre en el espíritu?

 

Jesús reconocía la riqueza y el valor de los pobres (Mt 11, 25 – 26). Definió que su propia misión era “anunciar la Buena Noticia a los pobres” (Lc 4,18). Él mismo vivía como pobre. No tenía nada suyo, ni una piedra para reclinar la cabeza (Mt 8,18). Y a quien quería seguirlo le mandaba escoger: o Dios o el dinero (Mt 6, 24). Entonces, ¿qué significa pobre en el espíritu? Es el pobre que tiene este mismo Espíritu de Jesús. No es el rico. Tampoco es el pobre con cabeza de rico. Es el pobre que dice: “Yo creo que el mundo será mejor cuando el pobre que sufre pueda creer en el pobre.”

 

Extraído del libro “Misericordia quiero y no sacrificios”. Encuentros Bíblicos sobre el Evangelio de Mateo. Carlos Mesters, Mercedes Lopes y Francisco Orofino. Encuentro 4. Las Bienaventuranzas. “Yo soy feliz en la comunidad”.

6 comentarios sobre “Apuntes IV – Métodos de lectura

  1. gracias MARIA LUJAN por brindarnos esto que es tan bonito , lo voy a leer con detemiento para saborear lo que vos nos brindas , gracias por todo , fue muy lindo estar en tu clase , nunca imagine que podia estar en un lugar tan acogedor y de tanta sabiduria , estoy tan agradecida de encontrarme con dios gracias a vos y a gloria , y no olvido a los demas , gracias a guillermo y a maria silvia . te mando un abrazo grande de todo corazon .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s