Evangelio según San Marcos

                El Evangelio según San Marcos

Las lecturas que escuchamos los domingos de este año 2015 son tomadas del Evangelio según San Marcos.
Este evangelio fue probablemente el primero que se redactó, entre los años 60 y 70 después de Cristo. Está escrito en un estilo muy sencillo, con un vocabulario simple, y es además el más breve de los cuatro evangelios. Si tenemos un evangelio en casa, una buena forma de acercarnos al mensaje de Marcos, es tomar este libro y leerlo todo de corrido, para descubrir de qué manera nos presenta a Jesús.

Marcos quiere destacar los rasgos humanos de Jesús. Con esto, nos muestra que Jesús fue solidario con la humanidad en todo, incluso en el cansancio, en la debilidad física y en los sentimientos.  Jesús se enoja con los de corazón duro (Mc 3,5); mira con amor (Mc 10,21); se indigna (Mc 10,14); tiene hambre (Mc 11,12), como cualquier ser humano. Su muerte en la cruz es el signo supremo de la solidaridad con todos los que sufren.

Al mismo tiempo, como Mesías, Jesús actúa con autoridad y poder, como leeremos en el evangelio del domingo 28 de enero:

Llegan a Cafarnaum. Al llegar el sábado entró en la sinagoga y se puso a enseñar. Y quedaban asombrados de su doctrina, porque les enseñaba con autoridad, y no como los escribas.
Allí había un hombre poseído por un espíritu impuro. Jesús  dijo al espíritu impuro: “Cállate y sal de él”. Y salió. Todos decían: “¡Una doctrina nueva, expuesta con autoridad!” (Mc 1, 21-28).

La autoridad de Jesús se revela en sus palabras y en sus milagros. Jesús ejerce así su señorío y su poder, que es un poder para el servicio de los hombres y mujeres atormentados por el mal. Su palabra es una palabra liberadora, sanadora, que cambia la realidad y anticipa el Reino de Dios.
Este evangelio relata muchos milagros, hechos a favor de todo tipo de personas: la suegra de Pedro que estaba en cama, los endemoniados, los sordos, los ciegos, la mujer que sufría hemorragías, la adolescente hija de Jairo y muchas otras. Todo el evangelio es una constatación de este obrar de Jesús que, con autoridad y poder, expulsa el mal.

El Evangelio de Marcos nos invita a ir al encuentro de Jesús, que conoce todas nuestras debilidades y que, con el poder de Dios, transforma nuestra humanidad para hacer presente el Reino.

Características generales

(material preparado por la prof. Mirta Vazquez)

Marcos escribe un libro para presentar la Buena Nueva, relativa a Jesús.
El anunciante Jesús se ha convertido en el Anunciado, son ahora sus palabras y acciones las que se proclaman como buena nueva, como Evangelio.
El título que se le da a este género de libro a partir del s.II es evangelio según Marcos, según Mateo…
Jesús proclama un evangelio único, los evangelistas presentan la vida de Jesús como la percibieron, dan su testimonio.
Mc. No inventó todo, antes de él, se habían redactado algunas colecciones de palabras de hechos de Jesús, primero oralmente y luego por escrito.
Al ser el primero en escribir un libro que los agrupa, Marcos impone un cuadro geográfico y cronológico a la vida de Jesús, cuadro que recogerá Mt. y Lc. (no Juan). Es en realidad más un orden teológico que histórico.

Autor:
Probablemente es el joven Juan Marcos (Hech.12,12). El que parte a misionar con Pablo y Bernabé, pero los “abandona” (Hech. 13,5.13). Pablo por esto se niega a que los acompañe en la segunda misión; ocasión en que se separa de Bernabé (Hech. 15,36s). Encontramos nuevamente a Marcos junto a Pablo en su cautividad en Roma (Col. 4,10) y Pedro señala en su carta que Mc. su hijo, está con él en Roma (1 Pe. 5,13).

Comunidad:
Escrito en Roma hacia el año 70, para recoger la predicación de Pedro. El obispo Papías (110) escribía: “Marcos, que había sido interprete de Pedro, escribió exactamente, aunque no en orden, todo lo que recordaba de las palabras o acciones del Señor. Porque él no había escuchado ni seguido al Señor, pero más tarde, como he dicho siguió a Pedro. Este daba sus instrucciones según las necesidades, pero sin hacer una composición ordenada de los oráculos del Señor”.
Su comunidad está compuesta de antiguos paganos: Mc. se ve obligado a traducir las palabras arameas y ciertas costumbres judías. Esta comunidad se siente amenazada por las persecuciones. La fe que propone Mc. no es una fe tranquila; se enfrenta con contradicciones y supone no pocos riesgos. Esto corresponde con lo que sabemos de la iglesia de Roma, bajo el poder de Nerón. Pedro fue martirizado en el año 64.

Evangelio de los Milagros:
A través de los milagros, el Jesús de Marcos viene a presentarse como portador de libertad para los hombres.
Los milagros son signo de esperanza escatológica,  el tiempo de la libertad final ha comenzado a despuntar sobre la tierra; está vencido el diablo. Se halla abierto el hombre hacia la gracia.
Al mismo tiempo, ese Jesús de los milagros viene a presentarse en Mc. como el “Mesías de la muerte”; es Hijo de Dios porque entrega su vida, es Mesías porque muere. Esto significa que el milagro principal, verdadero, acaba siendo el camino pascual de Jesucristo: su muerte como malhechor en el calvario; la experiencia y esperanza misionera de su resurrección.

Geografía del Evangelio de san Marcos
Después del bautismo en el Jordán (1,1-13), Jesús predica en Galilea (1,14-9,50), sube a Jerusalén (10), predica y muere en Jerusalén (11,1-16,8).
El ángel de la resurrección anuncia la reagrupación en Galilea (16,7)

Su geografía es ante todo teológica: cada lugar y cada desplazamiento tienen un significado teológico.
En Mc. Galilea se opone a Jerusalén
•    La Galilea de las naciones o de los paganos, había conocido muchas invasiones, y la fe no era allí tan pura a los ojos de los responsables judíos (Jn.1,46; 7,52). Pero Isaías (8,23) había anunciado que Dios se manifestaría allí a los paganos. Es una región abierta de allí Jesús va a los paganos, a Tiro y a Sidón (Mc 7,24.31)
•    Jerusalén ciudad cerrada, “refugio de la gente decente”, segura de su verdad, no acepta la crítica. Desde ella parten los ataques más terribles (3,22)
•    Lago de Tiberíades o de Galilea tampoco es neutro: la orilla oeste es judía, la oriental es pagana. A pesar de la tempestad Jesús arrastra a sus discípulos a la orilla pagana, preparándolos así para una misión que tardarán en comprender

Cómo presenta el evangelio según San Marcos la persona de Jesús

Un hombre como nosotros es el que nos presenta Marcos. Tenemos la impresión de ir descubriéndolo con los ojos de Pedro. El que se sintió impresionado por la mirada de Jesús.
Marcos recoge ciertos rasgos que debían extrañar a sus lectores: Jesús no lo sabe todo (9,16.33; 14,33), se asusta ante la muerte (14,33), y muere desesperado (15,34). Hasta sus parientes desconfían de él (3,21)

Un “hombre-con” – un hombre solo
El Jesús de Marcos es ante todo Jesús- con- sus- discípulos. Los adversarios intentan deshacer su grupo (2,18-28)
Jesús prepara a sus discípulos para su ministerio futuro poniéndolos al servicio de la gente (6,31s) y los arrastra hacia los paganos.
La soledad de Jesús se ve más dramática, porque no logra hacer comprender  su ministerio a sus discípulos (6,52; 8,7)

Jesús enseña
Cuando va a las multitudes siguiéndolo al desierto, sin tener de comer, Jesús se apiada de ellas y se pone a enseñarles, viendo que esa es su peor hambre (6,34)
Paradójicamente Mc. Recoge pocos discursos. Jesús enseña ante todo con su manera de vivir y de obrar. Los milagros ocupan mayor sitio; demuestra en actos, que el reino de Dios está ahí, que Jesús es más fuerte que el mal (3,27).

Mesías crucificado
Jesús se niega a que lo proclamen Mesías. “Secreto Mesiánico”, muchos esperaban que el Mesías restableciera el reinado terreno de Israel. Sólo acepta este título cuando no es posible el error, cuando está condenado a morir: por el sufrimiento y la muerte es como se establecerá un reinado espiritual. Y se esfuerza por llevar por ese camino a sus discípulos (8,34-38)

El Hijo del hombre
Título más frecuente (14 veces). Oculta su misterio al mismo tiempo que lo revela. Esta expresión en sí misma significa sólo ”hombre”; pero cuando se toma el sentido de Dn. 7, toma el sentido fuerte de ser celestial a quien Dios entrega el juicio sobre los hombres.

El Hijo de Dios
Título raro, pero aparece como la cumbre de la fe a la que Marcos quiere llevar a sus lectores. Lo dice en la introducción (1,1) y lo proclama el centurión al pie de la cruz (15,39), haciendo eco a la voz del Padre en el bautismo y en la transfiguración.

Caminamos con Jesús a Jerusalén

Geografía del Evangelio de san Marcos
Ubicar en el mapa los distintos lugares que menciona Marcos
Después del bautismo en el Jordán (1,1-13), Jesús predica en Galilea (1,14-9,50), sube a Jerusalén (10), predica y muere en Jerusalén (11,1-16,8).
El ángel de la resurrección anuncia la reagrupación en Galilea (16,7)

Su geografía es ante todo teológica: cada lugar y cada desplazamiento tienen un significado teológico.
En Mc. Galilea se opone a Jerusalén
•    La Galilea de las naciones o de los paganos, había conocido muchas invasiones, y la fe no era allí tan pura a los ojos de los responsables judíos (Jn.1,46; 7,52). Pero Isaías (8,23) había anunciado que Dios se manifestaría allí a los paganos. Es una región abierta de allí Jesús va a los paganos, a Tiro y a Sidón (Mc 7,24.31)
•    Jerusalén ciudad cerrada, “refugio de la gente decente”, segura de su verdad, no acepta la crítica. Desde ella parten los ataques más terribles (3,22)
•    Lago de Tiberíades o de Galilea tampoco es neutro: la orilla oeste es judía, la oriental es pagana. A pesar de la tempestad Jesús arrastra a sus discípulos a la orilla pagana, preparándolos así para una misión que tardarán en comprender

Caminamos con Jesús a Jerusalén

Comenzamos viendo la sección “en el camino” Mc. 8,22-10,42.
Este “camino de Jesús” situado en la sección central del evangelio, se puede describir desde el aspecto geográfico. En conjunto es el camino desde la zona más septentrional de Galilea hasta Jerusalén, el punto crucial, donde tiene lugar, la muerte y resurrección. El movimiento es continuo sin vueltas atrás.
Por el camino es una expresión frecuente en esta parte del evangelio (8,27; 9,33; 10,32; 10,52).
Pero más importante que la geografía es la cristología. Y también el discipulado, que es inseparable de ella.
Así ya en el viaje  hacia Jerusalén, Jesús ya no se dedica principalmente  las multitudes sino a los Doce. La gente está aún presente, y él enseña, sana a los enfermos y bendice. Pero ahora son los Doce su centro de interés. Su enseñanza deja de tener como tema central el Reino de Dios, para girar en torno a la identidad y el destino del mismo Jesús.
Y aún se produce otro cambio, el más dramático de todos: aunque no están ausentes las manifestaciones de poder que caracterizaron el ministerio en Galilea, ahora se pone el acento en la impotencia, el sufrimiento, la muerte y resurrección de Jesús. Así como en la incapacidad de los Doce para comprender esta redefinición de la mentalidad y en las implicaciones de la muerte y resurrección de Jesús para un entendimiento verdadero del discipulado
Analizamos:
•    Mc. 8,27-30: durante toda la primera parte del evangelio, Mc. viene planteándonos quién es Jesús de Nazaret. Marcos ofrece la crucial conversación entre Jesús y sus discípulos durante un recorrido por los pueblos situados más al norte de Israel. “Por el camino”, Jesús pregunta a los discípulos quién dice la gente que es él. Ellos le dan a conocer varias opiniones populares y a continuación, Jesús les plantea, la pregunta que ellos ya se han hecho a sí mismos (4,41; cf. 6,51-52). En representación de los Doce, Pedro responde sin la menor vacilación: “Tú eres el Mesías” (8,29). Nadie ha usado esa palabra, hasta aquí,  que por boca de Pedro, es revelado uno de los títulos clave que Marcos aplica a Jesús (Mc.1,1). Pedro y los otros han ganado en visión hasta el punto de reconocer a Jesús como el cumplimiento de la esperanza de Israel para el tiempo del Reino de Dios. Esta confesión  que hace Pedro de Jesús como Mesías, reúne en sí todas las ansias y esperanzas, tanto religiosas como políticas, del pueblo de Dios y manifiesta que han sido realizadas en las palabras y en los hechos de Jesús. Resulta sorprendente que increpe a Pedro y le prohíba hablar a nadie a cerca de Él. (esto tiene que ver con el Secreto Mesiánico)

•    Mc.8,31-34: Si la comprensión por parte de los discípulos de que Jesús es el mesías de Israel representa el punto crítico en la narración, el subsiguiente anuncio de Jesús en v.31 constituye un momento desolador. Sin enigmas Jesús habla de su muertye violenta, dice que es voluntad de Dios, necesidad divina que él muera y al cabo de tres días resucite de entre los muertos. Y es precisamente el énfasis en el sufrimiento y la muerte lo que los Doce parecen incapaces de comprender. La misma percepción que ha llevado a Pedro y a los otros a confesar a Jesús como Mesías, los induce ahora a resistirse con vehemencia a la idea de su muerte violenta. La idea de un Cristo-Rey que tenga que morir los escandaliza, porque ignoran lo que es la resurrección.
•    Mc. 9, 30-37: Va enseñando a los discípulos, estos no entendían y temían preguntarle. Discutían por el camino quién era el mayor. El que quiera ser el primero, sea el último de todos y el servidor de todos. Ejemplifica con un niño. La palabra pequeño, aparte de aludir a los niños, también puede ser una referencia a todos los creyentes, quizá incluso a los que trabajan fuera de los límites de la comunidad cristiana (9,38-40).
•    Mc.10, 32-42: Anuncio de la pasión. Santiago y Juan piden sentarse a su lado, para esto deben beber la copa, que él beberá, y bautizarse como él lo hará (pasión y muerte). Los lugares no son cosa de Jesús, sino del Padre. Jesús habla de muerte y más tarde de resurrección, pero los discípulos hablan únicamente de la “gloria” que ella traerá consigo y su deseo de compartir puestos de honor. V.40 el objeto de la conversación es poner de manifiesto, que compartir el martirio de Jesús no proporciona ninguna prerrogativa especial, dado que todos los cristianos deben estar dispuestos a aceptar el martirio.
El hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir, y por esta razón no llama a sus seguidores a una vida de privilegios y poder, sino de entrega al servicio de los demás.

Anuncios

5 comentarios sobre “Evangelio según San Marcos

  1. He leído el texto compuesto por esa gran profesora Mirta Vazquez que tuve el honor de escucharla en las clases del Curso Bíblico, y que nos mantuvo en vilo con su arrolladora elocuencia y su maravillosa sonrisa. Con relación a Marcos ese gran evangelista, que tuvo la gloria de seguir los pasos de Pedro y de Pablo, escuchando cada palabra para poderla plasmar en los escritos.
    Marcos nos muestra a Jesús en las obras y en sus gestos.
    El oficial romano que ve morir a Jesús dice “Verdaderamente, este hombre era Hijo de Dios”, y así comienza el 1er. capítulo de Marcos con palabras similares.
    Debo postergar a Marcos para elevar mis plegarias al Señor por este Curso Bíblico “Palabras con Miel”, que fue el inspirador de mi 2da edición del libro “Amemos la Biblia II”.
    Abrazos a profesoras y condiscípulos.
    Oscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s