Publicado en Uncategorized

¡Y nos pusimos de pie!

El lunes 5 de septiembre de 2011 realizamos en el Santuario Jesús Misericordioso el Encuentro Bíblico: “La Palabra de Dios nos pone de pie”. Participaron 33 personas en el horario de la tarde y 38 en el de la noche. Como siempre, había gente vecina del Santuario, y otros venidos de más lejos: Marcos Paz, San Martín, Devoto…

Comenzamos con un juego, cargando sobre nuestra espalda el peso de la Ley.

Así revivimos la situación de la mujer encorvada en la sinagoga (Lc 13,10-17).

Y cuando finalmente nos liberamos de la carga, pudimos abrir la Biblia para encontrar la Buena Noticia de un Dios de amor que nos quiere libres y de pie.

Con la Biblia sobre la mesa, compartimos el mensaje.

Una vista del salón en el horario de la tarde.

Concluimos con un momento de oración delante de Jesús Misericordioso, que mira nuestras cargas y nos libera para que podamos ser felices y alabar a Dios.

¡Gracias a cada uno y a cada una por su presencia en este festejo del mes de la Biblia!

Los esperamos el sábado 24 de septiembre a las 19 hs en la misa de los grupos bíblicos.

El material de trabajo de este Encuentro Bíblico está al final de la pestaña “Evangelio de Lucas”, click aquí.

Anuncios

Autor:

Palabras con miel es un espacio bíblico católico abierto a todas las personas que quieran conocer y amar la Biblia. Ofrecemos cursos, talleres y conferencias. Desde diciembre del año 2008 estamos en el Santuario Jesús Misericordioso de la ciudad de Buenos Aires.

2 comentarios sobre “¡Y nos pusimos de pie!

  1. Cuando leí acerca del peso sobre nuestras espaldas (aunque fuera el de la Ley) pensé-sentí el peso de lo que nos pasa todos los días.

    Hay una cita del Evangelio que hace años que me acompaña, me da consuelo, me ayuda a vivir.

    Perdón si no busco el Evangelio y los versículos. Gloria podrá transmitírselos.

    En la capilla del Policlínico Bancario, estaban escritas estas palabras: “Venid a mí los que estáis cansados y agobiados, que yo os aliviaré”.

    En ese momento, se estaba muriendo mi hija de cuatro meses.

    Hoy, tengo un hermano bi-polar que “no colabora”, una madre muriéndose en una unidad coronaria y un hijo a punto de salir de alta de un hospital psiquiátrico.

    Y puedo asegurarles que DIOS ALIVIA.

    Hace muchos días que siento que ÉL “me lleva a upa”.

    Entregarse a ÉL es maravilloso.

    Que La PAZ esté con ustedes.

    Elena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s