Publicado en Uncategorized

Santa Ana y San Joaquín

Martes 26 de julio de 2011

Lecturas: Eclesiástico 44,1.10-15

Evangelio del día: Mt 13, 16-17

Jesús dijo a sus discípulos:

“Felices los ojos de ustedes, porque ven; felices sus oídos, porque oyen. Les aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que ustedes ven y no lo vieron; oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron.”

Joaquín y Ana, padres de la Virgen María, confiaban en las promesas de Dios y vieron al salvador, el hijo de María. ¡Dichosos sus ojos! Y dichosos nosotros también, porque sabemos que no basta con mirar para ver las maravillas de Dios. Sólo los ojos de Dios nos dan la posibilidad de encontrar los signos de Dios en las cosas que vemos todos los días.

LA  FE  DE  LAS  PERSONAS  ANCIANAS

Hoy, 26 de julio, la Iglesiacelebra a Santa Ana y San Joaquín, los padres dela Virgen María y abuelos de Jesús. Como todos los abuelos, seguramente ellos también brindaron su cariño, paciencia y ternura al Niño Jesús, acompañándolo en su crecimiento. Esta fiesta pone de manifiesto el lugar destacado que tienen las personas ancianas en las familias y en la comunidad.

Los evangelios mencionan  a dos personas mayores que están presentes cuando, a los cuarenta días de nacido, Jesús Niño fue presentado en el Templo de Jerusalén: el anciano Simeón y una viuda llamada Ana (Lc. 2, 25-38)

El anciano Simeón, al ver llegar a José y María con el Niño en brazos dijo que ese niño era la luz que iba a iluminar a las naciones.

Acerca de la viuda Ana, el evangelio nos cuenta que ella era profetisa y estaba siempre en el Templo sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Ella reconoció en Jesús al salvador y se lo contaba a todas las personas que ese día pasaban por el Templo.

En estos dos ancianos vemos toda la riqueza que los adultos mayores tienen para dar cuando su corazón está lleno de amor a Jesús. El Espíritu Santo engrandece aún más la sabiduría que estas personas tienen por sus años, porque son capaces de distinguir y de reconocer lo que verdaderamente viene de Dios. Y, como Simeón y Ana, cuando hablan de las cosas de Dios son verdaderos profetas y profetisas, que anuncian la buena palabra de vida y de amor que la familia y la comunidad necesitan.

Hoy nuestra iglesia se enriquece teniendo muchos ancianos y ancianas sabios, serviciales y profetas como San Joaquín y Santa Ana, como el viejito Siméon y como la viuda Ana. A todos ellos les corresponde esta alabanza que hacela Biblia:

“El Señor los colmó de gloria
y ellos guiaron el pueblo con sus consejos,
y con las sabias palabras de su enseñanza”. (Eclo. 44,2)

Para leer otros textos bíblicos sobre la fe de las personas ancianas, click aquí.

UN  LUGAR  PARA LA  PALABRA DE DIOS

Como todos los días 26, el horario de misas en el Santuario será: 

7,30; 10; 12; 15, 17; 19; y 20.30 hs

Con imposición de manos después de cada misa, menos la de 12 hs.

El santuario Jesús Misericordioso se encuentra en P.I. Rivera 4591, esquina Miller, Villa Urquiza, Ciudad de Buenos Aires.

Como todos los días 26, sobre la calle Miller, habrá  un atril dispuesto conla Biblia, a cargo de los integrantes de los Grupos Bíblicos del Santuario y del Espacio Bíblico Palabras con miel-.  Allí podemos acercarnos para leer la SagradaEscritura, compartir un momento de oración o dialogar sobre el mensaje que  la Biblia nos deja.

Anuncios

Autor:

Palabras con miel es un espacio bíblico católico abierto a todas las personas que quieran conocer y amar la Biblia. Ofrecemos cursos, talleres y conferencias. Desde diciembre del año 2008 estamos en el Santuario Jesús Misericordioso de la ciudad de Buenos Aires.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s