Publicado en Uncategorized

Encuentros bíblicos de Adviento

¿Ya estás preparando el pesebre, la sidra y los regalos? REGALATE dos horas y vení a prepararte para la Navidad.

El Espacio Bíblico

Palabras con miel

                                   para gustar la bondad de Dios

             

 

te invita a sus Encuentros Bíblicos de Adviento

 

SANTUARIO JESÚS MISERICORDIOSO

 

Descanso del Peregrino

P.I. Rivera 4779, Villa Urquiza,
Ciudad de Buenos Aires, Argentina

Encuentro Bíblico

“Y el desierto florecerá”

sobre textos proféticos del Adviento

A cargo de María Luján Manzotti

Jueves 10 de diciembre

De 19,45 a 21,45 hs.

Traé tu Biblia.

Informes: 4545-0351 (de 10 a 13hs)

correo: palabrasconmiel@aol.com

Si confirmás tu participación nos ayudás a organizar. Si te decidís ese día y no pudiste avisar, ¡vení, te esperamos!

 Entrada: un alimento no perecedero          

 

Para llegar: colectivos 41, 71, 93, 107, 114, 133,140

Est. Drago FFCC Mitre     

2 minutos de Panamericana y Gral. Paz

Otros encuentros bíblicos (hacé click en la zona de tu preferencia):

Villa Real (Beiró y Gral. Paz)

Recoleta

Florida (Gran Bs.As.)

Anuncios
Publicado en Uncategorized

Adviento en Florida

Parroquia Nuestra Señora de la Guardia

Carlos Melo 2902, (Melo y Panamericana) Florida

Tel: 4730-0440

Con María, cantamos el Magnificat

A cargo de Prof. María Gloria Ladislao

Viernes 11 de diciembre

De 19,30 a 21 hs.

Entrada libre y gratuita

Publicado en Biblia, cursos, villa urquiza

Como nació Palabras con miel

“Quiero contarles como nació Palabras con miel.

Era septiembre del 2008 y yo estaba muy triste. Dos seminarios catequísticos de la Arquidiócesis no se abrieron ese año, muchas actividades estaban perdiendo gente y yo ya estaba pensando en renunciar a la Sobicain, dolida por el rumbo que estaban tomando las cosas allí…

El sábado 20 de septiembre fue un día luminoso. Uno de esos raros días que tiene Buenos Aires, sin nada de humedad, con un cielo diáfano. Esa mañana estuve dando clase en el Seminario Catequístico Madre de Dios, en Villa Madero, Diócesis de San Justo. Era la última clase de Antiguo Testamento. Les propuse a las alumnas que se reunieran en grupos como tenían planeado para dar su examen y empezaran a trabajar el texto bíblico que habían elegido.

Mientras trabajaban en grupos, en un momento en que yo estaba de pie al frente del aula, miré la clase y me emocioné. Veinte personas inclinadas sobre la Biblia, leyendo, buscando, compartiendo.

Y se los dije:

– “No saben qué lindo es verlas así”.

Daniela, repitiendo una frase que usamos muchas veces en honor al compilador de la Torá, me contestó:

– “¡Qué contento debe estar el señor Esdras!”.

Y yo le dije, desde el corazón:

– “¡Qué contento debe estar Jesús!”.

Como era el último día terminamos en la capilla rezando algunos párrafos del salmo 119. Fuimos muchas las que ese día hicimos la oración con lágrimas.

A mediodía volví para mi casa. Como suelo hacer los sábados, bajé del colectivo en Gral. Paz y vine caminando, unas veinte cuadras, con la luminosidad de ese 20 de septiembre, último día del invierno. Todos esos sentimientos, la tristeza y el dolor por un lado, pero también el gozo de verificar una vez más lo que la Palabra hace en nuestras vidas, todo eso se me movía en el corazón. ¿Por qué hay lugares que se cierran? ¿Por qué tanta gente con hambre de la Palabra y nosotros peleando nuestras internas? ¿Cómo hacer para seguir trabajando en lo que quiero y con la gente que quiero?

Y una brisa que andaba por la Av. Balbín de repente me sopló: ¿Y la gente de Jesús Misericordioso? Muchas veces los grupos bíblicos me habían sugerido hacer un curso en el Santuario. Yo me negaba, porque mi experiencia me dice que en general los cursos en las parroquias no duran, la gente tiene mil cosas y no puede cumplir con todo, a los cursos parroquiales les falta la seriedad de otros lugares… en fin, varios motivos. Pero ¿por qué no hacer un curso con la seriedad y los requisitos de cualquier instituto, pero haciéndolo en la parroquia?

Avenida Balbín, noviembre 2013. Ceibos después de la lluvia.
Avenida Balbín, noviembre 2013. Ceibos después de la lluvia.

Y cuando llegué a mi casa ya tenía el curso armado. Los temas, los horarios, la metodología, los profesores, todo eso, me senté y lo escribí. Me faltaba el nombre. No me convencían los primeros que aparecían… hasta que, unos días después, recordé un encuentro bíblico que habíamos armado con María Luján, sobre ese texto donde Ezequiel se devora la Palabra de Dios. Y ahí surgió el nombre.

Como tantas otras cosas, primero se lo conté a mi esposo Roberto. Y como siempre, con su entusiasmo, el me alentó a seguir adelante.

Pasé todo en limpio, ya con la forma del folleto amarillo de dos hojitas que muchos de ustedes recibieron. Llevé el proyecto naciente a los grupos bíblicos del Santuario y al padre Gustavo. Lo aprobaron en seguida. Ya tenía el visto bueno. ¡Gracias por confiar en esto! Después me reuní con el P. Gustavo, lo fuimos definiendo mejor y ahí no más le pusimos fecha al primer encuentro: viernes 5 de diciembre de 2008, para vivir el Adviento.

Llamé, en primer lugar, a Mirta Vazquez y a María Luján Manzotti. Ellas fueron mis alumnas, y ahora ya hace tiempo que son mis colegas. Con las dos trabajé en distintos lugares, en comunión y haciendo buen equipo. Y la propuesta les encantó. Noviembre de 2008. María Luján, Gloria y Mirta.En noviembre del 2008 nos reunimos en casa y fuimos dándole forma, pensando en otros docentes, fijando el calendario, armando el folleto definitivo…

El viernes 5 de diciembre de 2008 fue el primer Encuentro Bíblico organizado por Palabras con miel. Fue sobre textos del profeta Isaías y se llamó “Una luz en el barrio”. Estuvo Mirta con su esposo, que sacó las fotos (click aquí), y Roberto tocó la guitarra. De ahí en más, estamos caminando.

Debo un agradecimiento muy grande a toda la gente de Jesús Misericordioso, tanto al P. Gustavo, al seminarista Hernán, y a todos los integrantes de los grupos bíblicos que ya desde hace años me vienen convocando para charlas y encuentros, y ahora confiaron en este proyecto nuevo.

Tengo muchos sueños para Palabras con miel. Que funcione no sólo en Jesús Misericordioso, sino también en otras comunidades. Que al curso de un año se le agregue un segundo año de profundización. Que hagamos cursos cortos para gente que ya tiene formación bíblica. Que el blog sea también un espacio donde todos puedan encontrar recursos y reflexiones bíblicas. Y otras cosas que la brisa soplará…

María Gloria Ladislao,

12 de diciembre de 2008

en la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de América