Agujeros en el techo

Agujeros en el techo PalabrasyPasos

Unos días después, Jesús volvió a Cafarnaum y se difundió la noticia de que estaba en la casa. Se reunió tanta gente, que no había más lugar ni siquiera delante de la puerta, y él les anunciaba la Palabra. Le trajeron entonces a un paralítico, llevándolo entre cuatro hombres. Y como no podían acercarlo a él, a causa de la multitud, levantaron el techo sobre el lugar donde Jesús estaba, y haciendo un agujero descolgaron la camilla con el paralítico.

 Al ver la fe de esos hombres, Jesús dijo al paralítico:

- “Hijo, tus pecados te son perdonados. Yo te lo mando, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.”

Y salió a la vista de todos. La gente quedó asombrada y glorificaba a Dios diciendo: “Nunca hemos visto nada igual.”

(Evangelio según San Marcos, cap. 2, 1-5.11-12)

Había tanta gente que era imposible llegar hasta Jesús. El camino conocido estaba bloqueado. Los cuatro hombres que llevaban al paralítico en su camilla se habrán topado con la sensación de “no se puede…”.

Pero frente al “no se puede” apareció un camino nuevo, más dificultoso, más riesgoso, pero efectivo. ¿A quién se le ocurrió? ¿Tal vez al paralítico, que por ser el que sufría no podía soportar como respuesta un “hoy no es posible”? ¿Tal vez a alguno de los cuatro que habían hecho el esfuerzo hasta allí y no se volverían sin cumplir su objetivo? No sabemos. ¿Habrá habido otros, anónimos, que consiguieron los recursos? ¿Quién prestó una escalera? ¿Quién facilitó las sogas? Toda una red de manos solidarias para hacer un agujero en el techo.

El camino por el techo no era imposible. Las casas sencillas de Cafarnaún tenían patios internos, cubiertos al modo de nuestros quinchos con maderas y paja. Para encontrar el camino del techo, sólo hizo falta que alguno se resistiera al “no se puede” y mirara con otros ojos, para encontrar el camino nuevo.

Los cuatro hombres se hicieron solidarios con este paralítico que no podía llegar solo. Los cinco, con fe, intentaron por el techo el camino que no se podía por la puerta. Su solidaridad y su audacia merecieron el reconocimiento de Jesús. Y el que había entrado postrado llevado por cuatro, salió caminando solo y llevando su propia camilla.

También hoy, muchas veces los caminos conocidos parecen cerrados. Lo primero que encontramos es el “no se puede”. Las buenas intenciones de la solidaridad chocan con la falta de recursos, la pérdida de esperanza y a veces también, como en este pasaje del evangelio, con demasiada gente ahí agolpada que no hace nada …

Hoy más que nunca nuestra solidaridad exige descubrir caminos nuevos, extravagantes, quizás ridículos para quien mira de afuera. Hoy igual que ayer, son esos caminos los que hacen que un paralítico se ponga de pie.

María Gloria Ladislao. Catequista. Teóloga.

El texto publicado pertenece a su libro “Palabras y Pasos”, Ed. Claretiana, Bs.As., 2004

OBRAR  CON  FE  Y  MISERICORDIA

Encuentro  bíblico realizado en el Santuario Jesús Misericordioso el 14 de septiembre de 2012

PARTIMOS DE LA VIDA

 

¿Qué nos evoca la imagen de una camilla? ¿Qué simboliza?

 

LECTURA: Qué dice el texto

 

Proclamamos:  Mc 2, 1-12

 

Entró de nuevo en Carfanaún; al poco tiempo había corrido la voz de que estaba en casa. Se agolparon tanto que ni siquiera ante la puerta había ya sitio, y él les anunciaba la palabra. Y le vienen a traer a un paralítico llevado entre cuatro. Al no poder presentárselo a causa de la multitud, abrieron el techo encima de donde él estaba y, a través de la abertura que hicieron, descolgaron la camilla donde yacía el paralítico. Viendo Jesús la fe de ellos, dice al paralítico: “Hijo, tus pecados te son perdonados”. Estaban allí sentados algunos escribas que pensaban en sus corazones: “¿Por qué éste habla así? Está blasfemando. ¿Quién puede perdonar los pecados, sino Dios sólo?. Pero al instante, conociendo Jesús en su espíritu lo que ellos pensaban en su interior, les dice: “¿Porqué pensáis así en vuestros corazones?¿Qué es más fácil decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados o “levántate, toma tu camilla y anda?”. Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados-dice al paralítico-. “A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.” Se levantó, y al instante, tomando la camilla salió a la vista de todos, de modo que quedaban todos asombrados y glorificaban a Dios, diciendo: “Jamás vimos cosa parecida”.

(Biblia de Jerusalén)

* Releemos el texto en silencio.

* Comentamos espontáneamente nuestras impresiones.

* ¿Qúe hacen los distintos personajes? ¿Cuáles son dinámicos y cuáles estáticos?

* ¿Qué dicen los distintos personajes? Algunos hablan y otros no.

* ¿Qué dice y qué hace Jesús? ¿Cómo se relaciona con las distintas personas?

* Observemos que este relato plantea diversas búsquedas o necesidades. ¿Quiénes –personas o grupos– buscan algo? ¿Cómo se resuelven esas búsquedas? ¿Quiénes colaboran? ¿Quiénes lo impiden?

MEDITACIÓN: Qué nos dice el texto 

 

* ¿Me identifico con algún personaje? ¿Cuál? ¿Por qué?

*¿En qué ocasiones practico la misericordia con otras personas para acercarlas a Jesús? ¿En qué ocasiones otros practican esa misericordia conmigo?

* ¿Qué techos tendríamos que abrir para poner en contacto con Jesús las incapacidades propias y ajenas?

* ¿Qué buena noticia tiene este texto para nosotros y nosotras hoy?

Si la fe no tiene una dimensión de atrevimiento y de osadía capaz de llegar hasta “donde El esté” (Mc2,4), todavía le falta crecer. ¡Tiene que animarse a abrir techos!

La verdadera fe supera obstáculos, se juega, va más allá del riesgo, es creativa, confía, pero, sobre todo, es tenaz hasta alcanzar la meta. Vivir de fe, y más aún, vivir la fe, es siempre una locura. La fe de los camilleros era incipiente… No obstante, Jesús no sólo aprobó su ocurrencia atrevida, sino que terminó superando sus expectativas.

ORACIÓN y COMPROMISO :

Qué le decimos a Dios y a nuestros hermanos y hermanas

 

* Confiando en la misericordia de Dios, decimos:

¡Perdónanos Señor!

Por las veces que ante las dificultades nos quedamos paralizados o nos dejamos llevar por el desánimo…

Por las veces en que nos vence el orgullo y no nos dejamos llevar a tu presencia…

Por las veces en que no ejercemos la misericordia y dejamos a otros solos en sus camillas…

* Pedimos con fe: ¡Ayúdanos Señor!

Para que nos animemos a levantar los techos…

Para que nadie quede solo en su camilla…

Para que nuestra misericordia se concrete en obras cotidianas…

 

 

* Con un corazón agradecido, recordamos a las personas que nos ayudan a llevar la camilla de nuestras parálisis.

 

 

Señor Jesús, danos un corazón misericordioso como el tuyo. Que seamos capaces de conmovernos y de movernos, de abrir techos y de avanzar con fe.

Te alabamos y te damos gracias, porque perdonas nuestros pecados y nos levantas de nuestra parálisis.

Amén.

 

El Descanso del Peregrino durante la celebración del Encuentro Bíblico.

Lectura complementaria

Al ver a estos hombres en medio de la habitación, Jesús proclama: “Hijo, tus pecados te son perdonados”. De acuerdo con el esquema de relato de milagro ahora aparecen los contradictores. En este caso son los escribas, que murmuran al escuchar lo que les parece una blasfemia, pecado que merecía la muerte.

Jesús, que sabe leer los corazones, los enfrenta. Es verdad que sólo Dios perdona los pecados; si Jesús también lo hace, quiere decir que Dios está con nosotros. Los escribas piensan que es fácil decir una frase como esa. Jesús, en cambio, les demuestra que él no solo dice una palabra, sino que puede realizar un signo que para los hombres constituye una evidencia mayor: “Toma tu camilla y vete a tu casa”. El milagro manifiesta que Jesús tiene poder para perdonar pecados y que por lo tanto su autoridad es divina.

El milagro demuestra que la parálisis es símbolo del pecado y que es necesario liberarse de él para empezar a ser libre. La parálisis representa la incapacidad, la atadura en que nos deja el pecado. Jesús puede hacernos libres. Esto no significa que hay una relación directa entre pecado personal y enfermedad (cf. Jn 9); quiere decir, solamente, que el misterio del pecado deja a la persona paralizada, sin poder moverse hacia los bienes prometidos.

Sergio Briglia, Evangelio según San Marcos,
en Comentario Bíblico Latinoamericano, Ed. Verbo Divino

Espacio Bíblico Palabras con miel

Santuario Jesús Misericordioso   P. I. Rivera 4779, Ciudad de Bs.As.

Correo electrónico: palabrasconmiel@aol.com

Tel: 4545-0351 de 10 a 13 hs.

Cel: 15 6798 0855 de 17 a 20 hs.

http://www.palabrasconmiel.wordpress.com

Este encuentro bíblico fue  preparado en base a la publicación
“¡Que la Palabra del Señor siga propagándose y sea glorificada!” del Depto. de Pastoral Bíblica.

Volver a la página principal, click aquí.

COMPARTIENDO…

   Compartimos el trabajo de exégesis y hermenéutica realizado sobre este texto por Andrea Albamonte. Este trabajo refleja la metodología usada en el último tramo del Curso de profundización.

¡Felicitaciones Andrea!

Los Atrevidos del Pueblo

 

¿Cuántas veces  nos animamos a cruzar algún límite, a romper con lo establecido? ¿Cuántas veces por el famoso “no te metás” dejamos de hacer o decir lo que creemos?

En la siguiente historia, hubo alguien que se metió…y lo bien que hizo!

Hace unos años una amiga me contó que periódicamente se hacía un chequeo general para estar tranquila con respecto a su salud. Siempre me preguntaba:“Y vos, ¿cuándo vas a hacerte una mamografía?” y yo acostumbrada a dejar estas  cosas para después, nunca iba. Un día, de atrevida nomás, mi amiga me sacó un turno en Lalcec (jamás me preguntó qué día y horario tenía disponible) y me llevó hasta allí, prácticamente obligada. Me hicieron los estudios correspondientes y me detectaron un cáncer de mama del que gracias a Dios y a mi amiga, ya estoy curada. Pero  me sigo preguntando: ¿Qué hubiera sido de mi vida, sin esta atrevida, que se metió sin pedir permiso en mi rutina inquebrantable? Ella se animó, se metió y rompió con mi dejadez, me ayudó a salvarme de esa enfermedad.

En los Evangelios hay muchos atrevidos, que sin su intervención el enfermo no se hubiera curado…¿Qué nos querrá decir Dios con esto? Creo que Jesús nos salva y nos cura en comunidad, con el otro y “dependiendo” de los otros, a pesar que él puede hacerlo como quiera, pero quiso que la sanación y el perdón no fuera un hecho individual, sino colectivo…quiere que como hermanos, busquemos juntos y solidarios, estar màs cerca de él, para vivir màs plenos y felices.

Marcos 2, 1-12

Entró de nuevo en Carfanaún; al poco tiempo había corrido la voz de que estaba en casa. Se agolparon tanto que ni siquiera ante la puerta había ya sitio, y él les anunciaba la palabra. Y le vienen a traer a un paralítico llevado entre cuatro. Al no poder presentárselo a causa de la multitud, abrieron el techo encima de donde él estaba y, a través de la abertura que hicieron, descolgaron la camilla donde yacía el paralítico. Viendo Jesús la fe de ellos, dice al paralítico: “Hijo, tus pecados te son perdonados”. Estaban allí sentados algunos escribas que pensaban en sus corazones: “¿Por qué éste habla así? Está blasfemando. ¿Quién puede perdonar los pecados, sino Dios sólo?. Pero al instante, conociendo Jesús en su espíritu lo que ellos pensaban en su interior, les dice: “¿Porqué pensáis así en vuestros corazones?¿Qué es más fácil decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados o “levántate, toma tu camilla y anda?”. Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados-dice al paralítico-. “A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.” Se levantó, y al instante, tomando la camilla salió a la vista de todos, de modo que quedaban todos asombrados y glorificaban a Dios, diciendo: “Jamás vimos cosa parecida”.

(Biblia de Jerusalén)

 

Pre-exégesis:

Hay un dicho popular: “Cuando se cierra una puerta, Dios te abre dos ventanas”, pero acá fue más creativo y abrió un techo.

Primeras impresiones:

*Estaba en casa: comodidad, familiaridad

* Multitud: aparece en el texto como un personaje más. Comienza con la multitud haciendo algo: agolpándose , y termina la multitud, hablando.

*Jesús entra en Carfanaún, después entra a la casa y entra en los pensamientos de los escribas.

* Me pregunto qué sensación tuvieron los que estaban dentro de la casa, cuando escuchaban los ruidos del techo, ellos no sabían lo que pasaba, ¿se habrán asustado?

*Los personajes de “los cuatro” que ayudaron al paralítico, ¿iban con él desde el principio, eran sus amigos, o se solidarizaron con él en ese momento? ¿eran parte de la multitud? ¿Quién prestó la escalera y la soga para descolgarlo? ¿a quien se le ocurrió ese camino nuevo y más riesgoso? Toda una red de manos solidarias para hacer un agujero en el techo. Los cuatro hombres se hicieron solidarios en el paralítico que no podía llegar solo, juntos lo hicieron posible. (Palabras y Pasos   Gloria Ladislao, pag.36)

*Los verbos usados para el paralítico, tres veces repetidos y de a 3: levántate, toma (tu camilla) y anda (o vete a tu casa). Son verbos de movimiento, diferente al de los escribas que están sentados todo el relato.

*Jesús sabe lo que piensan y pregunta : “¿Por qué pensáis así en vuestro corazón>?”

¿Pensar en el corazón?

*La primera parte es de mucho movimiento, abren, descuelgan, suben al techo, se agolpan, etc. En el medio del relato, es de pensamiento y no hay movimiento, se nota mucho la diferencia entre la primera y la segunda parte. En la tercera, Jesús ordena y comienza otra vez el movimiento.

*Final: “Jamás vimos cosa parecida”. Se refiere al milagro de la curación, pero puede ser también al nuevo camino de entrar por el techo, el de atreverse a llegar a Jesús por otro lado…¿Dónde está el verdadero milagro?¿en la curación, perdón de los pecados o en que juntos, en comunidad, solidarizándose los hombres y las mujeres, logran mucho más? Además dice el texto “Viendo Jesús la fe de ellos” no solo la del paralítico.

* ¿Porque se repite tantas veces la palabra “camilla”(4 veces)?

*El texto comienza con Jesús que  ENTRÓ, y termina con el paralítico que SALIÓ caminando.

EXÉGESIS

 

Género literario: narración corta, relato de milagro con énfasis en las palabras de Jesús (apotegma o paradigma).

Palabras claves, que abren el texto: entró, puerta, abertura, multitud, camilla.

Acciones de los personajes:

Jesús: entró, anunciaba, dice, conoce, ve (la fe de ellos), ordena.

Multitud: se agolpaba, glorificaban diciendo.

Los cuatro: llevan, abrieron, descolgaron.

Escriban: sentados, pensaban

Paralítico: yacía, se levantó, tomó, salió.

Estructura del texto:

Es como una mamushka,  de afuera hacia adentro. Llega el texto al  núcleo y sale, de adentro hacia fuera.

Va desde la ciudad de Carfanaún, entra a la casa, hasta el interior del hombre (corazón de los escribas)  y después Jesús habla y ordena desde el interior de la casa, para que el paralítico salga afuera, y vaya a su propia casa. Entonces, del exterior al interior y del interior al exterior de nuevo pero transformado, modificado.

Primera parte de acción, dado por los verbos de movimiento: v.1-5

Segunda parte de inacción, verbos de pensamiento y estar sentados: v. 6-10

Tercera parte de acción donde Jesús ordena con verbos de movimiento: v.11-12.

El relato comienza con una carencia, la salud del paralítico. Se realizan acciones para transformar este estado. Cuando se da el encuentro con Jesús se realiza la transformación de enfermo a curado, de pecador a perdonado, con la colaboración decisiva de los cuatro. Gracias a la fe de los 5 , es sanado y perdonado el enfermo.

Sinopsis

MARCOS

Jesús entró a la ciudad

Camilla

Multitud

Hijo, tus pecados te son perdonados.

Entre los cuatro lo bajaron.

Puerta

Tres movimientos: se levanto, tomó la camilla, y se fue.

Escribas pensaban en sus corazones

Final: Jamás vieron tal cosa

 MATEO 9, 1-8

 

Jesús subió a la barca.

Camilla.

No hay multitud.

Hijo, ánimo, tus pecados te son perdonados.

No nombra a quien lo trajo.

Dos movimientos: Se levantó y se fue.

Escriban dijeron.

Final: “Glorificaban a Dios que había dado tal Poder a los hombres”

LUCAS 5, 17-26

 

Jesús estaba enseñando

Camilla

Multitud

Hombre, tus pecados te son perdonados

Unos hombres lo trajeron

Lo pusieron en medio, delante de Jesús

Fariseos y doctores de la Ley (pensaban)

Final: “Hoy hemos visto cosas increíbles”

Lo propio del texto de Marcos es que son 4 los que lo llevan ante Jesús, tiene mucha semejanza  con el texto de Lucas pero es bastante diferente del de Mateo. Otro dato propio de Marcos es la puerta, no aparece en los otros dos sinópticos, y el tema de la apertura, puerta, abrir el techo, es lo que distingue a este texto de Marcos. La entrada y la salida es un movimiento constante en estos versículos, y la puerta, era el medio. Ahora los cuatro amigos, encuentran otro medio: el techo, un nuevo camino.

El texto de Marcos es el más antiguo, y el mas breve. Escribe en el la comunidad cristiana de Roma, perseguida por el poder.

Evita los grandes discursos, es el màs sencillo de los evangelios, y no es un autor culto. Es detallista y en eso sí es extenso, se detiene en los detalles. Es un evangelio colorido, lleno de movimiento, es un Jesús actuando.

Marcos muestra a un Jesús sufriente, que padece atropellos igual que la comunidad a la que escribe. Pero que igualmente es fiel hasta el último suspiro. .

Los fieles de Roma se preguntan porque Dios no interviene y termina con sus sufrimientos. Marcos pregona no creer en falsos mesías que son los que realizan signos extraordinarios. Por eso no retrata a Cristo resucitado.

Anuncia a Jesús Mesías, hijo de Dios, salvador sufriente al que se debe seguir sin exigir milagros para creer en él.

Este relato, es casi cinematográfico, podemos imaginar la escena con total claridad y facilidad…especialmente cuando dice: “se levantó y al instante tomando la camilla”…v.12 es como un guión de cine. Realmente Marcos describe los detalles con excelencia.

Marcos necesitaba de la multitud para que su auditorio se identificara con el pueblo sufriente y perseguido. Esa cantidad de gente, agolpada en la puerta, sufre, apretada, ahogada, atropellada por el poder romano, pero al final, glorifican a Dios con absoluta fidelidad.

 

Los antes y después del texto

Inmediatamente antes, Jesús realiza otra curación. Él quedaba en las afueras de la ciudad pero igual una multitud, acudía a él.

Después de este relato, Jesús sale otra vez (el juego de entradas y de salidas), y también acuden a él, y esta vez ordena: “sígueme!” Otra vez las palabras que “hacen”, órdenes que con solo nombrarlas, se realizan.

 

MACROESTRUCTURA

 

Situación política, religiosa, económica y social de la comunidad de Marcos:

En este texto, hay claras diferencias sociales. Por un lado están los escribas (clase social alta, acceden a todo)son los representantes de la Ley. Por otro la do la multitud, el paralítico, y los cuatro que llevan la camilla, y Jesús (el pueblo, que no accede a casi nada). Las dos clases sociales, no solo están divididas por las diferencias económicas sino también por el acceso a la cultura, la educación y forma de vida.

Las circunstancias  que viven las comunidades cristianas en Roma y en su entorno en los años 60-70 requerían una clarificación de la persona en la que fundamentaban su fe. Los componentes de estas comunidades eran en su mayoría no judíos que vivían su fe entre dificultades, dudas y persecuciones. Estos cristianos se preguntaban ¿Cómo es posible que el Mesías hijo de Dios, fuera juzgado como blasfemo por las autoridades religiosas de su nación (considerados como los verdaderos intérpretes de la voluntad de Dios) y condenado a muerte? Y si era hijo de Dios, ¿por qué su Padre no intervino para librarlo?. Marcos aclara estas preguntas básicas en su catequesis comunitaria.

Roma ejerce el poder político y los Escribas y doctores de la Ley el poder religioso, Ellos con sus leyes religiosas también oprimen, ahogan y “agolpan” a la multitud, es decir, al pueblo. La macroestructura de la comunidad, se ve reflejada en la macroestructura del texto, en donde los personajes (escribas, multitud, paralítico, etc) representan lo que estaba pasando en ese momento, en la comunidad para quien escribía Marcos.

Ideología:

Hay distintas imágenes de Dios en el texto: el de los escribas (v.7) un dios lleno de condiciones para perdonar los pecados, suscripto a las leyes, atado a ellas. El de Jesús: un dios sanador, misericordioso y atento a las necesidades del hombre.

El del paralítico y sus 4 compañeros: un dios de esperanza, de posibilidades, un dios que cura. El de la multitud: un dios que hace cosas maravillosas, jamás vistas. En todo el texto, se ve a un dios cercano al sufriente, al enfermo.

El discurso justifica al sufriente, al impedido, y cuestiona a las autoridades, a los que interpretan la voluntad de Dios, atados a sus leyes. Dios está con la multitud, que es quien lo reconoce al final del relato, exclamando “Jamás vimos cosa parecida”. Definitivamente, Jesús trae a un Dios Nuevo, es la novedad de ver y vivir el Reino.

El texto está así planteado para reconocer en Jesús la existencia de Dios con poder de establecer un camino nuevo. Un poder mayor que el de las leyes, tanto de los escribas como de los romanos que perseguían a estos nuevos cristianos.

MICROESTRUCTURA

Desde el primer versículo, este texto nos augura una escena de cotidianeidad cuando dice: “…había corrido la voz de que estaba en casa”… esta expresión nos recuerda nuestra propia casa. Estar en casa es también compartir la casa con la familia. Y así parecía ser esta casa, llena de personas que comparten una esperanza, en busca de algo que no tienen (salud, trabajo, alivio, etc.). La multitud quiere también sentirse en casa, escuchar las palabras y  ver a Jesús.

La multitud se agolpa en la puerta, se mueven, hacen algo para llegar a Jesús, en cambio la actitud corporal de los escribas es opuesta, ellos están sentados y no hay movimiento en ellos en todo el texto. Están cómodamente sentados (siempre tenían los primeros asientos. Seguramente, la misma multitud los dejó entrar, porque por norma social, ellos debían estar en lugares de privilegio  (en Lucas y en Marcos están sentados, en Mateo no dice si estaban parados o sentados). Los  escribas no hablan, en ninguno de los sinópticos, solo piensan mal de Jesús. No hay diálogo, solo un monólogo de Jesús, y la multitud que habla al final del texto. Jesús habla para perdonar y curar, y la multitud habla contestando a esta bendición, recibe el milagro de Jesús, alabando a Dios, reconociéndolo como hijo de Dios, que es la intención en el mensaje de Marcos.

El cuerpo del paralítico: sus piernas inmóviles lo hacen dependiente de los demás y debe confiar en aquellos que lo llevan y ayudan. De alguna manera, sus amigos (los 4) complementan su cuerpo, ellos son sus piernas, que lo llevan a su sanación. El cuerpo del paralítico es un cuerpo “comunitario”: necesita los brazos de los cuatro, para bajarlo, las piernas de otros para llegar a Jesús, es como el cuerpo que describe Pablo en 1 Corintios 12, 14. Es un cuerpo que necesita de otras partes de otros cuerpos, y así complementados y en comunidad, logran ser perdonados, curados, restituidos. La multitud, también es un cuerpo formado por muchos miembros, quienes también necesitan  y van en busca de Jesús con diferentes expectativas.

Hay relaciones y situaciones no expresadas, por ejemplo, la amistad entre los 4 y el paralítico, ¿eran amigos, vecinos, hermanos? ¿Qué relación tenían?

Hay preguntas que quedan flotando para seguir interpretando:

¿Por qué los escribas no hablan, no discuten?

¿Por qué Jesús no lo manda a purificarse con el sacerdote, como en el texto inmediatamente anterior (Mc.1, 44)? ¿Por qué lo curó delante de toda la multitud para que lo vieran, si antes, pidió que no lo contaran a nadie?

HERMENÉUTICA

 

A lo largo de todo el trabajo, fuimos viendo impresiones, datos, reflexiones, muchas preguntas contestadas, y otras que siguen presentes sin respuesta,  para recordarnos que nunca terminamos de interpretar un pasaje de la Biblia.

Como propuse al principio, Jesús nos ofrece su perdón, sanación y nos devuelve la dignidad como personas, pero de la mano de  hermanos o hermanas que se atreven a meterse en nuestras vidas. Se teje así una tela hecha de vidas que se entrecruzan, se involucran, y hasta se transforman de hilo en una señora tela. Así es la vida que quiere Dios para nosotros: solos, somos pobres hilos, pero entrecruzados e involucrados con el otro, somos tela fuerte y sana, difícil de romper.

Hoy le doy gracias a Dios por tener tantas manos, brazos, y piernas de amigos que me descolgaron del techo de la indiferencia conmigo misma. Familia, conocidos, compañeros y compañeras que me alegran la vida, entrando en mi vida.

Pero de ahora en adelante que se cuiden,  ¡porque yo también me volví una atrevida!

 

Gracias.

Andrea Albamonte

Para volver a la página principal click aquí.

7 comentarios to “Agujeros en el techo”

  1. Pepi Ferreyra Says:

    Me pareció buenísimo el comentario del texto bíblico. Nosotras tenemos un grupo que algo estamos haciendo todos los martes en un barrio.Esto nos viene como anillo al dedo !!! compraremos el libro y les contamos sobre esta pequeña comunidad de barrio. Un gran abrazo !!!!!

  2. maria josefa Says:

    Realmente ,entro hoy en la página,Día de Pentostés del año 2010; el Espíritu me ha traído a ella,para que junto con otros hermanos podamos levantar el techo y y llegue a mi alma la luz de la esperanza y amor,para que me dé un corazón lleno de amor y abandone mi corazón con mucho pedreguyo.Paz y bien. Dios los siga bendiciendo.

    • palabrasconmiel Says:

      ¡Gracias por tus palabras!
      ¡Que sople el Espíritu, que levante los techos, y que nos mueva al amor!
      Gloria

  3. Nora Says:

    Realmente muy buen trabajo! me encantó “meterme” en el relato. Tomarnos un rato para ver y sentir lo que se vivió en ese momento es una experiencia que pocas veces hacemos.
    Gracias por ayudarme a descubrir detalles que por la costumbre, el apuro o, vaya una a saber poqué, dejamos pasar, no le prestamos atención.
    Me ayudó a comprender muchas cosas y a querer ejercitarme en poner la mirada en esos detalles que hacen nueva la Palabra, cada vez que llega a nosotros.

  4. Abriendo techos para el hermano « Palabrasconmiel's Weblog Says:

    […] la Biblia. A la tarde, el encuentro bíblico “Obrar con fe y misericordia” (materiales, click aquí), y a la noche, la conferencia ¿Dónde está tu […]

  5. NORMA Says:

    GLORIA ME ENCANTO ENTRE PARA VER LAS FOTOS DE ENTREGA DE LOS DIPLOMAS DE EGRESADAS DE MC FELICITACIONES Y SEGUI HERMOSO EL 3NCUENTRO BIBLICO EL TEXTO MC DEL PARALITICO QUE LO ENTRAN POR EL TECHO MUY BUENO LO VOY A APROVECHAR EN UN RETIRO PERSONAL GRACIAS GLORIA POR TU RIQUEZA ESPIRITUAL NORMA

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 249 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: